La falta de acuerdos para desactivar el precipicio fiscal de Estados Unidos es la mayor amenaza para la economía mundial y sería un determinante para retirarle la calificación AAA que lo acredita como emisor de máxima calidad crediticia , advirtió la calificadora Fitch Ratings.

No evitar el precipicio fiscal (…) agravaría la incertidumbre sobre la política fiscal y empujaría a Estados Unidos a una recesión evitable e innecesaria con implicaciones negativas para el crecimiento mundial , aseguraron analistas de la agencia.

Al interior de su Panorama Mundial 2013, estimó que sin los acuerdos políticos se está poniendo en riesgo la estabilidad financiera del emisor y se podría erosionar el potencial de crecimiento a mediano plazo .

De confirmarse la degradación de la máxima nota crediticia de Estados Unidos, se esperarían minusvalías para los tenedores de bonos como un primer impacto directo, explicó en conversación con El Economista el director de Fitch en México, Eugenio López.

A diferencia de lo que sucedió hace un año, tras el recorte que hizo S&P sobre la nota de Estados Unidos, también se presentaría ahora un aumento en el costo de la deuda para el gobierno de Estados Unidos.

Al preguntarle si la degradación afectaría el uso de bonos del Tesoro como instrumentos de referencia a nivel mundial, respondió que sí; no obstante, aclaró que éste no es el escenario base de Fitch.

Según el panorama de la calificadora, hay una alta probabilidad de que el Congreso de EU y el presidente Barack Obama alcancen un compromiso en EU para evitar los aumentos de impuestos que costarían 600,000 millones de dólares.

[email protected]