Los precios del petróleo subieron el viernes tras una caída inesperada de la tasa de desempleo en Estados Unidos en mayo y la decisión de la OPEP de adelantar al sábado las discusiones sobre la posibilidad de extender recortes de producción.

El futuro del crudo Brent subió 2.31 dólares, o 5.8%, a 42.30 dólares el barril, con un alza del 19.2% durante la semana. Los futuros del crudo del West Texas Intermediate (WTI) ganaron 2.14 dólares, o 5.7%, a 39.55 dólares por barril, para sumar un avance del 10.7% en la semana.

El Departamento de Trabajo de Estados Unidos reportó una sorprendente caída de la tasa de desempleo a 13.3% el mes pasado desde 14.7% en abril.

El Brent ha subido un 17% desde el 29 de mayo para alcanzar un máximo de tres meses, en un rango más cómodo para productores como Rusia. El valor del contrato se ha más que duplicado desde que cayó a 15.98 dólares por barril el 22 de abril. El WTI ha subido un 11 por ciento.

Ambos precios de referencia subieron por sexta semana consecutiva, por los recortes de producción y señales de una mayor demanda por combustible, a medida que los países suavizan los cierres impuestos para luchar contra la pandemia de coronavirus.

"La OPEP y la caída del desempleo en Estados Unidos impulsaron el mercado", dijo Phil Flynn, analista principal del Price Futures Group en Chicago.

"Si vemos que la demanda de combustible de aviación se recupera, eso nos puede dar la esperanza de que podamos anticipar un día en que estos suministros puedan disminuir", dijo Flynn, en referencia al anuncio de American Airlines Group Inc. de un aumento de los vuelos en Estados Unidos en julio.

El Ministerio de Energía de Rusia dijo que una videoconferencia de un grupo de los principales productores de petróleo, conocido como OPEP+, se llevaría a cabo el sábado.

 

rrg