Roma.- Los precios de los alimentos en el mundo están en su mayor nivel desde 2012 debido a las perturbaciones climáticas y la creciente demanda, según la FAO, que publica este jueves su índice mensual.

Esta alza de 2.6% no está vinculada únicamente a la situación de los cereales, del maíz y del trigo - en parte a causa de la crisis en Ucrania-, destaca en un comunicado la Organización de Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO), cuya sede está en Roma.

El índice mide la variación mensual de las cotizaciones internacionales de una canasta de bienes alimentarios.

Este alza de los precios, que se produce tras un período de estabilización, afecta a " todos los grupos de productos, excepto la carne, que bajó ligeramente". Los mayores aumentos desde enero fueron constatados en el azúcar (6.2%) y los aceites (4.9%), seguidos de los cereales (3.6%) y de los productos lácteos (2.9 por ciento).

La FAO adelanta varios factores para explicar el fenómeno y lo relativiza. El precio de los cereales sube también por "las preocupaciones sobre las cosechas de trigo en Estados Unidos" tras el duro y frío invierno en este país y "la fuerte demanda de cereales secundarios tanto para alimentación animal como para los agrocarburantes".

En lo que respecta al azúcar, se culpa a los " daños causados a las cosechas por el tiempo seco en Brasil, y las recientes previsiones de una potencial caída de la producción en India", lo que acarrea su encarecimiento.

Pero en conjunto los precios se mantienen inferiores en 18.8% respecto a su nivel de febrero de 2013.

mac