Pese a los mínimos históricos que ha mantenido México en la inflación durante el 2015, en noviembre el país fue uno de los miembros de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos ?(OCDE) con mayor variación en el índice general de precios.

De acuerdo con el comparativo mensual de la organización, el líder de la inflación fue Turquía, con 8.1%; le sigue Chile (3.9%); Noruega (2.8%) y México (2.2 por ciento). El promedio en los países OCDE en noviembre fue de 0.7 por ciento.

En el detalle se observa que la inflación mexicana ya registra el efecto de precios bajos de los energéticos, con una variación mensual de 0.5 por ciento.

Sin embargo, se mantiene como el único país de la OCDE que presenta inflación en este segmento. La fluctuación promedio de los precios de energéticos de los países de la organización fue de -10 por ciento.

El propio gobernador del Banco de México, Agustín Carstens, explicó en diciembre pasado que el hecho de que México tenga inflación de energéticos es resultado del proceso de transición en la política de precios de energéticos y de gasolina, hacia un precio de mercado.

De acuerdo con el economista en jefe para México de Bank of América Merrill Lynch, Carlos Capistrán, ésta es la primera vez que México va con la tendencia mundial de baja inflación.

En el desagregado de la información, el registro más bajo de inflación energética fue de Israel (-14.9%), seguido de Estados Unidos (-14.7%) y Corea (-13 por ciento).

El reporte de la OCDE también desagrega el registro a partir de la inflación en los alimentos, indicador que en México también está muy por arriba del 1.2% promedio de los países de la organización, al ubicarse en 2.6% a tasa anual.