El Departamento del Trabajo en Esatados Unidos anunció el martes que su índice de precios al productor para la demanda final (IPP) aumentó 0.6% durante  julio, el mayor avance desde octubre del 2018 y después de descender 0.2% en junio. En comparación con julio del 2019, el índice declinó 0.4 por ciento.

Economistas encuestados por Reuters habían anticipado que el IPP subiría 0.3% en julio y disminuiría 0.7% sobre una base anual.

A pesar de que los precios al productor en Estados Unidos subieron en julio con la mayor fuerza en más de un año y medio, la tendencia general de la inflación entre los fabricantes sigue siendo moderada, especialmente en momentos donde hay señales de que la recuperación económica está flaqueando. Sin embargo, el aumento de los precios al productor disminuyó más el riesgo de deflación, es decir, un descenso general de los precios.

Chris Rupkey, economista en jefe del MUFG en Nueva York, dijo que en general la inflación “benigna” debería permitir a la Reserva Federal (Fed) mantener su política monetaria extraordinariamente expansiva mientras trata de sanar la economía.

“Los funcionarios de la Reserva Federal no verán ninguna razón para estar en alerta máxima por las presiones inflacionarias después del modesto repunte de los precios de producción (...) Hay pocas razones para que moderen su política monetaria altamente expansiva”, dijo Chris Rupkey,

Confianza de inversionistas mejoró en Alemania

El índice de confianza de inversionistas publicado el martes por el Centro para la Investigación Económica Europea (ZEW) señaló que ese índice mejoró 12.2 puntos en agosto, respecto al mes anterior hasta 71.5 puntos.

La valoración de la situación económica actual en Alemania empeoró  un poco en agosto, en 0.4 puntos, hasta -81.3 puntos, respecto a julio.

“La esperanza en una recuperación coyuntural rápida ha aumentado de nuevo, si bien la valoración de la situación actual mejora lentamente”, comentó el presidente del instituto ZEW, Achim Wambach.

Los expertos consideran que se va a producir una amplia recuperación sobre todo en los sectores de la economía interna, pero las muy malas expectativas de ingresos del sector bancario y asegurador para el próximo semestre dan motivo de precaución, advierte Wambach.

Referente para la inflación del consumidor

El Indice de precios al productor (PPI) es un indicador inflacionario que mide el cambio promedio en la venta los precios recibidos por productores domésticos de bienes y servicios.

El PPI mide cambio de precio desde la perspectiva del vendedor.

El PPI contempla tres áreas de la producción: industria, bienes, y la etapa de procesamiento.

Cuándo los productores pagan más por bienes y servicios, ellos pasan los costos más altos al consumidor, así que el PPI es considerado un indicador principal de la inflación del consumidor.