Los precios de consumo en Estados Unidos cayeron al rojo en diciembre, como consecuencia de un nuevo declive en los precios de la energía, según el índice CPI publicado este miércoles por el departamento de Trabajo.

El índice de precios al consumo retrocedió 0.1% en relación a noviembre en datos desestacionalizados, mientras que excluyendo los volátiles rubros de alimentación y energía aumentaron 0.1 por ciento.

Los analistas esperaban una estabilidad del índice como en noviembre y una inflación subyacente (fuera de alimentación y energía) de +0.2% en diciembre respecto al mes anterior.

erp