El Banco de Portugal dijo el martes que la recesión del país debería ser un poco menos grave de lo que se había previsto anteriormente este año.

Sin embargo, la entidad sostuvo que podrían ser necesarias nuevas medidas de austeridad para asegurar que no se vean afectadas las metas establecidas en el marco de su plan de rescate internacional.

En su boletín económico del verano boreal, el banco dijo que espera que la economía se contraiga un 3.0% en lugar del 3.4% previsto en marzo, con lo que su pronóstico en términos generales va en línea con el de la Comisión Europea y el Gobierno.

Muchos economistas creen que Portugal tendrá que añadir dinero a su rescate por 78.000 millones de euros de la Unión Europea (UE) y el Fondo Monetario Internacional (FMI), y algunos dicen que el país podría tener dificultades para cumplir con las metas presupuestarias actuales dada la debilidad de la economía y a un empeoramiento en la crisis de deuda de la zona euro.

Pero el Gobierno insiste en que las metas están al alcance y no va a pedir más tiempo o dinero, y cualquier mejora en el crecimiento es compatible con esa línea.

La revisión en las previsiones del banco se produce luego de una caída menor de lo esperada en el PIB durante el primer trimestre, gracias al crecimiento de las exportaciones.

"Se espera que las exportaciones mantengan el componente más dinámico de la demanda final, a pesar de que se prevé una significativa desaceleración para el 2012", dijo el banco.

Para el 2013, se proyecta un estancamiento en la actividad económica, en un contexto de recuperación gradual de la demanda interna y de aceleración de las exportaciones", agregó.

El banco estableció su panorama económico para el próximo año en un crecimiento cero después de revisarlo desde la previsión anterior de marzo que estipulaba una expansión del 0.3 por ciento.

El Gobierno aún espera que la economía registre un modesto crecimiento el próximo año para salir de la peor recesión del país desde la década de 1970.

Bajo los términos del rescate, Portugal tiene que reducir su déficit presupuestario al 4.5% del PIB este año y al 3% en el 2013.

El banco no hizo comentarios sobre la probabilidad de cumplir las metas y sólo citó la "posible necesidad de adoptar medidas adicionales para asegurar el cumplimiento de las metas fiscales".

RDS