Los bancos centrales deben trabajar para que la política monetaria vuelva a la normalidad y crear una estrategia de salida de las medidas agresivas de relajamiento “lo antes posible” para contrarrestar la alta deuda a nivel global, dijo Agustín Carstens el director general del Banco de Pagos Internacionales (BIS, por su sigla en inglés).

La débil recuperación económica y los altos niveles de deuda han persistido desde la crisis financiera del 2008-2009, sólo se han estado superando de forma gradual, mencionó Agustín Carstens durante una discusión virtual organizada por el banco suizo UBS.

“La recesión inducida por la pandemia está deteniendo el proceso de reordenamiento (...) Se creará más deuda y, por lo tanto, se deben hacer esfuerzos adicionales para que en algún punto, en el futuro, la política monetaria pueda volver a una nueva normalidad”, agregó.

Los bancos centrales y gobiernos han anunciado un total estimado de 15 billones de dólares, o cerca de 17% de la producción económica global, para proteger a sus economías de la pandemia del coronavirus, cifras récord que aumentarán los balances contables y déficits a máximos en tiempos de paz.

Tales medidas han evitado un impacto “desastroso” de la pandemia, evitando una recuperación más difícil en el futuro, afirmó. Pero los altos niveles de deuda, especialmente deuda gubernamental, deben ser controlados eventualmente.

“En esta etapa, muy temprana, debemos comenzar a pensar en cómo implementar y hacer posible una estrategia de salida”, afirmó, agregando que ésta debería establecerse lo antes posible. “En algún punto, los bancos centrales deberían comenzar a enviar señales de que esto no durará para siempre”, dijo.

Refiriéndose al bajo crecimiento a nivel global, Carstens instó a que las fronteras permanezcan abiertas para estimular el comercio y la expansión, destacando que las tensiones entre China y Estados Unidos podrían ser potencialmente costosas para la economía mundial.

“La dimensión de China contra Estados Unidos no ayuda. Esas son las dos mayores economías del mundo (...) no necesitamos ese tipo de ruido en esta etapa particular", agregó.

Banca acelera reducción de costos

Por otro lado, el vicepresidente del Banco Central Europeo (BCE), Luis de Guindos, defendió que la pérdida de rentabilidad a que se enfrentan las entidades financieras por la crisis desatada por la pandemia pone de manifiesto “la necesidad de acelerar e intensificar medidas que ya eran necesarias anteriormente” y que resumió en reducir costos e impulsar las fusiones.

“Si teníamos un problema de rentabilidad antes, ahora lo tenemos agravado, y eso hace que las medidas que eran necesarias ahora, incluso, lo sean más”, explicó durante un encuentro informativo de la Cámara de España. “¿Cuáles son esas medidas? Son fundamentalmente la eliminación del exceso de capacidad, reducción de costos y consolidación”, aclaró.

El BCE alertó, en su Informe de Estabilidad Financiera, que la rentabilidad media de la banca europea caerá desde 6% actual a 2.5% en el bienio 2020-21, muy por debajo de 10% que exigen los inversionistas o del costo del capital.

La autoridad monetaria espera que la contracción sea entre 8 y 12%, desechando el escenario moderado de 6% que había previsto en su estimación inicial, dependiendo de la efectividad de las políticas económicas y de la evolución de la pandemia.

En cuanto a las articuladas por el BCE recordó las líneas de liquidez para que la banca pueda prestar a familias y empresas en condiciones “muy favorables” y el programa de recompra de deuda, pública y privada, por 750,000 millones de euros, que está permitiendo “atemperar” el riesgo de incremento de las primas de riesgo por una fragmentación de los mercados y evitar “un agravamiento de las condiciones financieras en un momento delicado”.

Por últimos señaló que también se han adoptado medidas para “aliviar” a los bancos europeos en los requisitos de capital, liquidez o de provisiones con cambios contables que les ha permitido liberar en capital alrededor de 140,000 millones de euros para poder precisamente dar liquidez y préstamos a familias y empresas.