Calma tensa. Así se encuentran los mercados financieros tras el acuerdo que evitó el precipicio fiscal en Estados Unidos y la mejoría de algunos indicadores económicos. Pero las alertas siguen activadas a la espera de constatar otros datos relevantes sobre el crecimiento económico y la capacidad de algunos países para evitar el rescate, como es el caso de España. La incertidumbre ha remitido, sí, gracias también al plan de compra de bonos bautizado como OMT, pero los riesgos pueden reaparecer con fuerza en cualquier momento.

Sobre este escenario dará su primer discurso del año el presidente del Banco Central Europeo (BCE), Mario Draghi. Los analistas no esperan grandes sorpresas en la reunión de la autoridad monetaria. La mayoría cree que aunque hay margen para bajar las tasas de interés (actualmente en 0.75%), todavía no los tocará, y que simplemente se reiterará un mensaje de apoyo al euro y a los mercados.

No obstante, cabe la posibilidad de que Draghi ponga límites a su política expansiva ante la remisión de la crisis de deuda soberana y de un vuelco al tono positivo que presentan la renta variable y las primas de riesgo al inicio del 2013.

En España, el diferencial entre el bono nacional a 10 años y el alemán, considerado más seguro, se ha estrechado más de 30 puntos en apenas unos días y se aleja del nivel de los 400 hasta situarse en los 355 puntos base.

Además, la rentabilidad del bono se sitúa al filo de 5 por ciento. El consenso apunta que será difícil que la prima baje de los 350, dado que aún queda mucho camino para restaurar la confianza en los países del euro y superar la crisis de deuda.

Natalia Aguirre, de Renta 4, considera que el BCE no va a cambiar el discurso, pero alerta que un posible riesgo es que después de que en diciembre dejara la puerta abierta a un recorte de tasas, Draghi se muestre más duro porque las cosas han mejorado y todo está más tranquilo .

En su opinión: Aunque ahora nadie habla de asistencia financiera, éste va a ser un año de fuertes necesidades financieras para las comunidades autónomas y por la corrección del déficit, lo que hará que las tensiones vuelvan al mercado y la prima de riesgo vuelva a subir .

José Luis Martínez Campuzano, estratega de Citi en España, cuenta con un descenso de las tasas pero no a corto plazo y advierte que la crisis de deuda y del euro requieren algo más que la amenaza de intervención del BCE en el mercado para solucionarse . En este sentido, aunque ve en 5% el suelo a corto plazo para la rentabilidad a 10 años, la prima en este escenario puede hacer cualquier cosa .

Para Victoria Torre, analista de Selfbank, la prima de riesgo española se va a mantener en el rango de los 350 puntos base, pero los próximos dos meses son decisivos .

En alianza informativa con CincoDías.com