Sólo los municipios con una alta calidad crediticia que le bajaron al gasto corriente e incrementaron ingresos pudieron endeudarse, sobre todo con la banca comercial, el año pasado durante la crisis, dando como garantía las participaciones federales.

Algunos como Ahome, Sinaloa, de Veracruz y varios del Estado de México estuvieron en condiciones de hacerlo para hacerse de recursos e invertirlos en más obra pública e infraestructura vial.

En general, la deuda pública per cápita promedio de los ayuntamientos fue de 122 pesos por habitante, según el Informe de las Finanzas Municipales al cierre del 2009 , elaborado por el Instituto para el Desarrollo Técnico de las Haciendas Públicas.

Sólo unos cuantos municipios pudieron recurrir a esta alternativa, no lo hicieron tanto las entidades federativas , dijo la directora de Finanzas Públicas Estatales y Municipales de Aregional, Flavia Rodríguez.

Los que lograron conseguir ese tipo de financiamiento, explicó, fue principalmente por medio de deuda de corto plazo contratada con los banco comerciales.

Pero sólo los que tienen las condiciones en finanzas públicas sanas y por lo general comprometen las participaciones como garantía de pago, enfatizó.

Flavia Rodríguez afirmó que es muy difícil que los gobiernos municipales acudan al mercado de valores para acceder a financiamiento a través de los certificados bursátiles.

Datos de la Secretaría de Hacienda indican que del total, las obligaciones financieras de los estados y municipios garantizadas con participaciones e ingresos propios, 51% proviene de la banca comercial.

La banca de desarrollo representa 27% y las emisiones bursátiles (estados) 19%, así como los fideicomisos con 19% durante el año pasado.

Perfil deudor

En el 2009, HR Rating emitió calificaciones quirografarias y de créditos bancarios estructurados de Ahome en Sinaloa; Metepec, Nicolás Romero, Ecatepec y Huixquilucán en el Estado de México, así como de Bahía de Banderas en Nayarit.

En ellos se observó un manejo conservador del gasto corriente que les permitió reasignar recursos a obras públicas. Disminuyeron sueldos y prestaciones como efectos de los planes de austeridad que se implementaron.

Tiene menores pasivos de corto plazo, mejores prácticas administrativas y más fuentes de recaudación de impuestos derivados de las actualizaciones de las bases catastrales.

El manejo sano de la hacienda municipal les ha merecido tener una alta calidad crediticia y ofrecen seguridad para el pago oportuno de obligaciones de deuda.

Seguirá el crédito

El Centro de Estudios de las Finanzas Públicas de la Cámara de Diputados también reporta que la deuda de estados y municipios proliferó los últimos años como instrumento de política económica.Indica que las entidades con mayor capacidad productiva y recaudatoria son los que tienen más posibilidad de acceder a recursos provenientes del financiamiento financiero.

Municipios

lflores@eleconomista.com.mx