El poco contrapeso que tendrá Andrés Manuel López Obrador (AMLO) en el Congreso y los gobiernos de los estados podría alentar a la nueva administración a aplicar políticas más radicales que debiliten al sistema actual, concuerdan analistas de Goldman Sachs, Barclays, Pantheon Macroeconomics, Ostrum Asset Management, filial de Natixis IM, y Exotix Capital.

“Tras conocerse los resultados de las encuestas de salida, con la evidente victoria de AMLO esperada por el mercado, se eliminó la posibilidad de un conflicto electoral, lo que favoreció la apreciación de unos centavos del peso. Pero al pasar la noche, el peso volvió a debilitarse frente al dólar, una vez que las encuestas de salida evidenciaron que la tendencia favorecía a una mayoría de su partido en el Congreso”, observó el jefe de Research en Barclays, Marco Oviedo.

Para Andrés Abadía, economista sénior para América Latina en Pantheon Macroeconomics, una vez en el cargo, el nuevo presidente enfrentará el desafío de mostrar un progreso tangible en la lucha contra la corrupción y resultados claros en mejoras de seguridad.

Mientras que en política exterior, el desafío inmediato será dirigir la renegociación del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN) hacia un resultado favorable, buscando soluciones basadas en el mercado.

Philippe Waechter, economista en jefe de Ostrum Asset Management, filial de Natixis IM, dice que “en los próximos seis meses, muchas cosas pueden pasar con el impredecible vecino del norte”.

“Una divergencia en las intenciones del presidente electo y el gobierno conservador en turno puede generar presión en la negociación del TLCAN”, dijo.

Incertidumbre en inflación

Desde Nueva York, el estratega de Barclays anticipó que la inflación se mantendrá muy reticente y va a costar mucho trabajo verla debajo de 4% en los próximos 12 meses.

Esto porque en un ambiente de incertidumbre sobre el rumbo de las políticas públicas, las variables financieras reflejarán volatilidad, lo que probablemente dificultará la convergencia de la inflación con el objetivo puntual de 3 por ciento.

Con el concuerda Rafael Elías, economista en Exotix Capital, quien precisa que tanto la composición del Congreso como los anuncios que dará el nuevo presidente y su equipo en los próximos cinco meses serán las brújulas para el rumbo y reacción de los mercados.

Esta presión provocará que, en los próximos meses, el Banco de México se mantenga neutral.

“No vemos más subidas de tasas ni espacios para recortar, sobre todo, si el tipo de cambio sigue presionado por las acciones en torno a la negociación del TLCAN y el proteccionismo de Trump”, expuso.

Estima que el tipo de cambio se estabilizará entre 20 y 20.50 pesos por dólar, lo que no ayudará a que la inflación se coloque por debajo de 4% en los próximos meses.

Desafío: intervencionismo

Alberto Ramos, economista en Goldman Sachs, explicó que la nueva administración tendrá que evitar la invasión excesiva de la actividad productiva y en el mercado. Para ello se requiere fortalecer y proteger las instituciones independientes y las agencias autónomas, destacó.