Los dirigentes de la UE se reunirán este jueves en una nueva cumbre sobre el presupuesto 2014-2020 del bloque, pero las posibilidades de un acuerdo son muy escasas ante posturas opuestas entre Alemania y Reino Unido, que quieren más recortes, y España, Italia o Francia, que se resisten a perder las ayudas europeas.

Ya lo advirtió el presidente francés, Francois Hollande: La negociación es muy difícil, antes de agregar que se está haciendo todo lo posible para que en la reunión del 7 y 8 de febrero, podamos alcanzar un acuerdo . Todas las miradas están puestas ahora en la nueva propuesta del presidente de Consejo Europeo, Herman van Rompuy.

De un lado, los grandes contribuyentes, como Reino Unido y Alemania, secundados por Holanda, Austria y Finlandia, piden recortes adicionales sobre la primera propuesta de Van Rompuy; del otro lado, unos 20 países, encabezados por España, Italia y Francia, quieren impedir tijeretazos en las ayudas que reciben sectores como la agricultura, solidaridad y cohesión (para impulsar el crecimiento y empleo), en medio de una prolongada crisis de la deuda.

El problema además es que, desde hace tiempo, Londres muestra señales de progresivo alejamiento del proyecto europeo. Cada vez más presionado por los euroescépticos de su país, el primer ministro británico, David Cameron, se comprometió a organizar antes del 2018 un referéndum sobre la permanencia del Reino Unido en la UE.

Aún nos quedan algunos días, e imagino una noche entera, para alcanzar un resultado que todos deseamos , añadió Hollande en el palacio del Eliseo, tras reunirse con el presidente del gobierno italiano, Mario Monti.

La última propuesta de Van Rompuy sugería un presupuesto de 973,000 millones de euros, es decir, recortes adicionales de 77,400 millones respecto del plan presentado inicialmente por la Comisión Europea. Pero los británicos piden recortes de hasta 30,000 millones de euros sobre la propuesta de Van Rompuy.

El problema es que, si fracasan las negociaciones, también lo harán los planes de inversiones en proyectos para los países más pobres.