La secretaria del Tesoro de Estados Unidos, Janet Yellen, comentó en Atlanta que el proyecto de ley bipartidista de un billón de dólares ayudará a revertir las desigualdades salariales y raciales y comenzaría a mitigar el cambio climático.

Yellen calificó el proyecto (ahora en debate en el Senado de Estados Unidos) como la mayor inversión en infraestructura desde que comenzó la construcción del sistema de carreteras interestatales en los años 50 bajo la administración de Dwight Eisenhower.

“El financiamiento de proyectos de tránsito y carreteras conectará a más personas con comunidades que están creciendo y traerá crecimiento a las comunidades que no lo están”, dijo.

Las inversiones en medio millón de estaciones de carga de vehículos eléctricos acelerarán la transición hacia una economía más verde y resiliente, agregó.

No obstante, Yellen refirió que el Congreso debe seguir adelante con otras inversiones en el “Plan de Familias Estadounidenses” del presidente Joe Biden, incluido un mayor acceso a la educación y el cuidado infantil, un crédito tributario para niños ampliado permanentemente, viviendas más asequibles y mejoras en la atención médica.

Impulso de los demócratas

Los demócratas planean impulsar dichas inversiones como parte de un paquete de gastos por 3.5 billones de dólares bajo las reglas de reconciliación presupuestaria, que requieren sólo una mayoría simple en el Senado, lo que permite una potencial aprobación sin apoyo republicano.

Yellen calificó estas inversiones como “una política económica simplemente buena”, añadiendo que “mi mayor preocupación no es cuáles son los riesgos si hacemos estas grandes inversiones, sino cuál es el costo si no lo hacemos.

“Tenemos la oportunidad de reparar los cimientos rotos de nuestra economía y, además, de construir algo más justo y más fuerte que lo que tuvimos antes”, indicó.