Ante la dificultad que tienen los pequeños y medianos productores agrícolas, el próximo gobierno debe de garantizar los recursos de la banca de desarrollo hacia este sector con el apoyo de organizaciones como las sociedades cooperativas de ahorro y préstamo (socaps).

De acuerdo con Unión Nacional Integradora de Organizaciones Solidarias y Economía Social (Unimoss), bajar subsidios de la banca de desarrollo por medio de las socaps regionales garantizaría el fondeo de recursos para la producción de alimentos, ganado y granos básicos, pero además podrían llegar a productores que generen entre 3.5 y 5 hectáreas de cultivo.

Gregorio Viramontes Pérez, secretario de Unimoss, indicó que el reto de la banca de desarrollo es acreditar a quienes necesitan hasta 15,000 pesos, ya que la banca comercial e incluso la Financiera Nacional de Desarrollo Agropecuario, Rural, Forestal y Pesquero (FND), no destina ese tipo de financiamientos y cuando lo hace sólo es por montos superiores a los dos millones de pesos.

Ante esta dificultad, Viramontes Pérez indicó que la opción para dispersar dichos recursos son las socaps regionales,  con el fin de reactivar la producción y el mercado interno.

“Si vas a impulsar una banca de desarrollo no lo hagamos institucional sino social, vinculando a las comunidades y a las personas. Con esquemas cooperativos. No fortalezcamos una Financiera Nacional que ponga muchas sucursales, mejor hagamos una Financiera Nacional que regule la operación y fortalezca la operación de las sociedades cooperativas”, precisó Gregorio Viramontes Pérez.

La asociación Unimoss presentará una propuesta al equipo de transición del virtual presidente electo, Andrés Manuel López Obrador, con el fin de acercar el crédito a este sector.

“Busquemos que las sociedades cooperativas sean las que se incrusten en todas las comunidades y las que generen desarrollo como parte de este brazo que es el de capacidades financieras”, apuntó Viramontes Pérez.

valores@eleconomista.mx