A pesar de que la inflación se ha mantenido baja en los últimos 10 años, el Banco de México necesita reforzar su credibilidad y confianza entre la población como sucede en otros países más avanzados, reconoció el gobernador del instituto central, Agustín Carstens.

Durante la presentación del informe trimestral de la inflación, estableció: Podríamos ser un poco más, si nuestra credibilidad fuera mayor y por eso estamos insistiendo en que el objetivo principal del banco es abatir la inflación .

En ese sentido explicó los países desarrollados tuvieron la capacidad de aplicar políticas acomodaticias para salir de la crisis, porque fueron muy perseverantes en mantener inflaciones bajas y estables por periodos muy largos de tiempo.

El uso juicioso de políticas monetarias en esas circunstancias no implicaría un aumento desproporcionado de la inflación o que se saliera de control .

En eso consistiría el mayor grado de libertad que pudiera tener el banco en un futuro al que se refería en su discurso pronunciado en el marco de la 73 Convención Bancaria de la semana pasada.

Sorpresas en hortalizas

Carstens admitió que este año no se podrá cumplir con la meta de inflación porque seguirá la trayectoria ascendente e irá bajando para converger hacia el objetivo a finales del 2011.

Aseguró que no se ha dado una contaminación, pero advirtió que seguirá la volatilidad de los precios de las hortalizas que pudiera darnos ciertas sorpresas por las condiciones climatológicas.

En ese sentido reiteró la importancia de aprobar la Ley Federal de Competencia porque ayudaría a bajar la inflación, ya que 40% de los productos que consumen los deciles más bajos de la población están sujetos a mercados no competitivos.

Efecto péndulo

Advirtió que en los próximos años se observará una política restrictiva sobre todo en los países avanzados al regresar el péndulo que ayudó a la política expansionista. Esa corrección nos va a frenar .

De ahí que la pregunta es si el crecimiento mundial va a depender de que si ese empuje inicial va a poder ser si el gasto privado en inversión y consumo sostendrán el crecimiento .

Carstens ratificó el cambio de estimación de crecimiento de hasta 5% que adelantó en la reunión del BID para este año con empleos de entre 500,000 y 600,000 este año. Para el próximo no hubo ajustes.

[email protected]