Un significativo debilitamiento del peso mexicano podría tener un impacto en la inflación, pese a que en años recientes ha habido un bajo traspaso a los precios por las pérdidas de la moneda, aseguró Manuel Sánchez, subgobernador del Banco de México (Banxico).

El peso mexicano cedió 13% en el 2014, arrastrado por la fuerte caída de los precios globales del crudo, ya que tanto el petróleo Brent como el WTI cotizan cerca de sus mínimos desde abril del 2009 y han caído por siete semanas consecutivas en un escenario de un creciente suministro.

En una presentación publicada en el sitio de Internet del Banxico, Sánchez expuso que los riesgos para la inflación, como el declive del peso, deben ser vigilados cuidadosamente para lograr la convergencia al objetivo permanente del índice de precios.

El Banxico espera que la inflación se acerque este año al objetivo permanente de la entidad de 3%, pero la inflación terminó el 2014 en 4.08 por ciento.

En la presentación, el subgobernador Sánchez destacó que existen factores como la reciente eliminación de las tarifas telefónicas de larga distancia nacional y un menor ajuste a los precios de la gasolina, derivados de las reformas de telecomunicaciones como la hacendaria, que podrían ayudar a mitigar la inflación en el corto plazo.

En materia económica, el subgobernador previó una recuperación gradual de la economía local, aunque reconoció que el repunte no se ha consolidado e incluso ha notado un debilitamiento del consumo privado en el tercer trimestre. El gobierno mexicano ha dicho que espera que su economía haya crecido en el 2014 entre 2.1 y 2.6%, y que este año se expanda entre 3.2 y 4.2 por ciento.

La semana pasada Agustín Carstens, gobernador del Banxico, declaró que existe una alta probabilidad de que el banco central tenga que subir su tasa referencial este año, ante la inminencia de un alza de las tasas de interés por parte de la Reserva Federal de Estados Unidos.

Vamos a tener que estar muy vigilantes de la postura monetaria relativa de México frente a EU; es decir, si suben mucho las tasas en Estados Unidos, las tasas de interés en pesos también tendrían que subir , acotó el gobernador.