Washington, D.C. El Comité Internacional Financiero y Monetario (IMFC), la máxima autoridad del Fondo Monetario Internacional, pidió a los países que resuelvan las tensiones comerciales y apoyen la reforma necesaria de la Organización Mundial del Comercio (OMC).

En un comunicado, publicado al término de las reuniones de otoño del FMI y el Banco Mundial, el comité informó que las perspectivas de crecimiento son “altamente inciertas y sujetas a elevados riesgos a la baja”, derivados de las tensiones comerciales, la incertidumbre política y los riesgos geopolíticos, en un contexto de espacio limitado de políticas, elevados y crecientes niveles de deuda y agudizadas vulnerabilidades financieras.

“El comercio y la inversión de bienes y servicios libres, justos y mutuamente beneficiosos son motores clave para el crecimiento y la creación de empleo. Un sistema de comercio internacional sólido con reglas bien implementadas que aborden los desafíos actuales y futuros apoyaría el crecimiento global”, indicó el IMFC.

En la conferencia que marcó el final de las Reuniones Anuales del FMI, el presidente del IMFC, Lesetja Kganyago, también gobernador del Banco de la Reserva de Sudáfrica, dijo que los miembros están dispuestos a otorgar un respaldo financiero al FMI para garantizar su operación oportuna para apoyar a los países en caso de que escale la tensión.

Ahí mismo, Kristalina Georgieva, en su estreno como directora gerente del FMI, dijo que se recomendó una “combinación apropiada de herramientas incluyendo políticas fiscales y reformas estructurales que puedan revertir la desaceleración sincronizada que prevalece en el mundo.

Revisarán la fórmula

Como parte de sus conclusiones, el IMFC se comprometió a renovar la  formulación para calcular el poder de voto de los miembros en el organismo y completar la XV versión de la reforma de cuotas, antes del 2023.

Las cuotas al FMI están definidas en función de la aportación económica al PIB mundial de cada país, y la más reciente reforma fue aplicada en el 2016.

Una tasa global para gigantes tecnológicos

Los hechos violentos de Culiacán, Sinaloa, estuvieron presentes en el cierre de la participación mexicana en las Reuniones Anuales del FMI.

“Los temas de seguridad son preocupantes por el impacto que tienen en la vida diaria de las personas y en la economía”, admitió el secretario de Hacienda, Arturo Herrera Gutiérrez, quien tuvo que responder a la prensa que le solicitaba conocer si era tema de preocupación para los inversionistas y calificadoras.

En conferencia de prensa conjunta con la embajadora de México en Washington, Martha Bárcena, dijo que la seguridad es un tema que “se tienen que alcanzar y el gobierno mexicano lo está haciendo de la manera correcta”.

En tanto, Alejandro Werner, director del Departamento del Hemisferio Occidental del FMI, tomó la experiencia de Centroamérica para advertir que el tema de seguridad sí puede impactar en el crecimiento de la economía. El funcionario destacó que el sistema judicial y el respeto al Estado de Derecho son determinantes para que la economía pueda tener una trayectoria de crecimiento mas elevado.

Manos a la obra

En la conferencia que marcó el cierre de actividades públicas de la delegación mexicana en Washington durante la semana de las Reuniones Anuales, la embajadora Bárcena explicó que ya está funcionando un grupo bilateral (Estados Unidos y México) de alto nivel en materia de seguridad, el cual se integra por ocho subgrupos de trabajo.

Entre estos ocho grupos de trabajo, destacó uno sobre control de armas que se está reforzando, pues ya venía operando de años atrás, aseguró.

Enfatizó que están avanzando en las estrategias concretas sobre los cinco puertos de entrada en donde se centrarán los esfuerzos para el control de armas.

Negocia México línea de crédito flexible

Aquí mismo, Arturo Herrera dijo que las conversaciones que ha sostenido el gobierno mexicano con el Fondo sobre la Línea de Crédito Flexible (LCF) se han centrado en el tamaño de la cifra de aseguramiento. La renovación de esta facilidad no está en duda, aseguró.

“La conversación es un nivel más suave que una negociación, y se centró en el ritmo de la estrategia de salida. Queremos mantener la LCF en un carácter precautorio, porque tenemos un panorama internacional que es incierto y del que no tenemos nosotros que dar detalles, pues ellos (el FMI) están claramente conscientes”.

La LCF es una facilidad financiera que opera a manera de seguro para los países emergentes que gozan de estabilidad macroeconómica y certidumbre en el manejo de sus finanzas públicas; garantiza acceso inmediato a una suma asegurada en dólares que puede operar el banco central en caso de presentarse un choque externo que demande liquidez. (Con información de agencias)