La magnitud de los pasivos por pensiones no fondeados de los estados y municipios es seis veces superior a su nivel de deuda, advirtió la agencia calificadora Moody’s en el comentario especial Deuda de los estados crece pero continúa moderada , basado en cifras al 2009.

La gravedad estriba en que estos desequilibrios tendrán que ser financiados con deuda pública, afirmó aparte la consultoría Aregional.

Según estudios actuariales disponibles de los estados, la media en el 2009 de los pasivos por pensiones respecto de los ingresos totales estatales resultó de 92.6 por ciento. Sin embargo, la gestión de pasivos por pensiones puede significar para algunas entidades, como San Luis Potosí, hasta 250% respecto de sus ingresos.

Datos de la Auditoría Superior de la Federación al mismo año, el 2009, mostraron que el déficit de las pensiones de la burocracia y el magisterio en las 32 entidades federativa llegó a 1.3 billones de pesos en el 2009, mientras que la deuda bancaria y no bancaria de los estados sumó 203,070 millones en el mismo periodo, según información de Hacienda.

Así que para la agencia calificadora, aun cuando la contingencia varía de forma importante entre un estado y otro, la presión presupuestal por el pago de pensiones será importante para un buen número de estados en el mediano y largo plazos .

Estos pasivos limitarán aún más la poca flexibilidad financiera con la que cuentan las entidades, aseveró María del Carmen Martínez Richa, coautora del análisis.

LOS MÁS PRESIONADOS

Según la legisladora del Partido Acción Nacional, Minerva Hernández, son los estados de México, Baja California, Jalisco, Veracruz y el DF, los que registran los mayores pasivos por pensiones.

Moody’s agregó al radar a entidades con estos problemas a Sinaloa, Nuevo León y Querétaro, que administran pasivos por pensiones no fondeados superiores a 100% de sus ingresos totales.

Un análisis aparte de la consultoría Aregional titulado Destinan municipios 62% de su gasto a la burocracia precisó que no son sólo los gobiernos de los estados los que enfrentan riesgos en la gestión de sus pasivos por pensiones públicas.

Relató que los ayuntamientos que tienen amplias planillas laborales enfrentarán también problemas en materia de pensiones y jubilaciones. Destacó los casos de los municipios de Quintana Roo, Nuevo León y Morelos que deben cubrir estas obligaciones con gasto corriente .

Con este panorama, aseguraron los analistas de la firma, los ayuntamientos que tienen poco control en su gasto administrativo también presentarán balances primarios y financieros con desequilibrios que tendrán que ser financiados con deuda pública .

Bomba de tiempo

92.6% de los ingresos totales estatales representaban los pasivos por pensiones al 2009.

62% de su gasto destinan los municipios del país a gasto en burocracia.

1.3 billones de pesos era el déficit total de pensiones en estados al 2009.

[email protected]