Atenas.- Los dirigentes de los tres partidos de la coalición gubernamental griega que participaban en una reunión crucial sobre el plan de rescate del país se separaron sin llegar a un acuerdo global, por un solo punto de desacuerdo que debería quedar resulto de aquí al jueves por la noche, según un comunicado del primer ministro.

Los tres partidos participantes en la reunión están de acuerdo en "todos los puntos menos uno que requiere más discusiones con la troika", indicó un comunicado de los servicios de Lucas Papademos tras ocho horas de negociaciones.

El punto de divergencia reside en "la reducción de las jubilaciones", precisó a la AFP una fuente gubernamental después de la reunión, que seguía entre Papademos y los representantes de la troika de acreedores, Unión Europea, Banco Central Europeo y Fondo Monetario Internacional "con el fin de cerrar un acuerdo antes de la reunión del Eurogrupo" prevista la noche del jueves en Bruselas.

Grecia tiene que devolver el 20 de marzo una obligación de 14,500 millones de euros.

El jefe del partido de la extrema derecha griega Laos, miembro de la coalición gubernamental, abandonó la reunión poco antes de su interrupción, informó una fuente gubernamental.

"Clarifiqué mis intenciones desde el principio de la reunión: no puedo comprometerme en una hora con un plan que va a cambiar el país durante 40 o 50 años sin tener la garantía (legal) de que estas medidas sacarán al país del callejón sin salida", declaró el líder del Laos, Giorgos Karatzaferis, a la prensa al salir de la residencia del primer ministro, según la fuente.

La reunión crucial de Giorgio Papandreu (socialista), Antonis Samaras (derecha) y Georges Karatzaferis (ultraderecha) buscaba sobre todo obtener el consentimiento de los partidos gubernamentales sobre las medidas de rigor reclamadas por la troika de los acreedores del país a cambio de un nuevo préstamo de 130,000 millones de euros.

El dirigente ultraderechista abandonó la residencia del primer ministro denunciando la presión de la troika para reducir las jubilaciones complementarias.

"Hemos pasado siete horas discutiendo la cuestión", indicó Karatzaferis a los periodistas recitando unos versos del poeta griego Cavafis.

Samaras subrayó por su parte que "las negociaciones seguían sobre la cuestión de las jubilaciones".

"En este momento difícil, tenemos que cuidar a los jubilados, es una posición nacional y de conciencia", recalcó.

Entre las medidas de rigor contempladas figuran una reducción del suelo mínimo y el despido de 15,000 empleados del sector público y recortes de las jubilaciones complementarias.

Según el comunicado de los servicios de Papademos, "Karatzaferis formuló numerosas reservas" sobre el plan, muy esperado por los acreedores del país y por los mercados.

klm