Sólo cuatro países de América Latina enviarán una delegación oficial al foro de Davos en su edición número 43, que inicia la semana entrante. Se trata de Colombia, México, Brasil y Chile.

De acuerdo con el Foro Económico Mundial (WEF, por su sigla en inglés), el presidente Enrique Peña Nieto estará a la cabeza de la delegación mexicana, acompañado por el gobernador del Banco de México, Agustín Carstens; los secretarios de Hacienda, Luis Videgaray; de Energía, Pedro Joaquín Coldwell, y el de Economía, Ildefonso Guajardo Villarreal.

Esta delegación es la más grande entre las cuatro latinoamericanas asistentes, luego de Colombia, nación que albergará el foro para América Latina, en junio próximo, razón por la cual una de las mesas será encabezada por el presidente Juan Manuel Santos, quien a su vez estará flanqueado por sus ministros de Defensa Nacional, Luis Carlos Villegas Echeverri; el de Tecnologías de la Información y de las Comunicaciones, David Luna Sánchez; el de Minas y Energía, Tomás González Estrada; el de Hacienda y Crédito Público, Mauricio Cárdenas, y la de Turismo, Industria y Comercio, Cecilia Álvarez–Correa Glen.

México, país atractivo

La lista está compuesta por 300 figuras públicas que asistirán al foro de Davos, y aunque el mandatario mexicano no encabeza ninguna de las mesas, el economista en jefe para México del Deutsche Bank, Alexis Milo, asegura que México será el país más atractivo de la región y quizá de todos los emergentes , durante el encuentro anual con los inversionistas más grandes del planeta, convocados por el WEF.

No obstante, matiza que ni de lejos levantará el país la expectativa que se tenía en el 2013, tras la aprobación de las reformas estructurales.

México es el único emergente que tiene una agenda de reformas estructurales en marcha, que avanza a paso lento pero que se está moviendo. Crece poco, pero sus expectativas son de evolución, contrario a las que pesan sobre las economías latinoamericanas más ligadas al desempeño de China, como Brasil y Chile; y cuenta como pocos con una situación fiscal manejable , precisa.

Brasil y Chile, presentes

La delegación de la primera economía de América Latina estará integrada sólo por dos funcionarios: el ministro de finanzas, Nelson Henrique Barbosa-Filho, y el presidente del Banco de Desarrollo de Brasil, Luciano Coutinho.

El economista en jefe de Bank of America Merrill Lynch para México, Carlos Capistrán, afirma que pesarán sobre la atención que pueda llamar Brasil al menos dos eventos: el desastroso desempeño económico, con lo que completará un segundo año consecutivo en recesión, y el impacto negativo de sus problemas políticos y sociales.

La delegación de Chile tendrá sólo un integrante del sector público: el ministro de finanzas, Rodrigo Valdés. Entre los asistentes oficiales, a uno le fue retirada la invitación, se trata de Corea del Norte, por su ensayo nuclear.

Revolución industrial

El tema para el foro, este año, es la cuarta revolución industrial, y, entre las más de 100 mesas, se tocarán tópicos como la migración, el impulso a la recuperación económica, la privacidad y la secrecía en la era digital, así como el tipo de vida que cohabitará con las máquinas en el 2030.

Tal como lo ha explicado el economista en jefe para México de Barclays, Marco Oviedo, el desarrollo tecnológico de las economías avanzadas podría poner un acelerador importante al desempeño de la actividad mundial.

No obstante, el peso de China, el rumbo divergente de las políticas monetarias en las economías avanzadas y la aversión al riesgo son vistos desde ahora como los temas dominantes del foro de Davos.