A cuatro años del gobierno de Enrique Peña Nieto, los temas que más han marcado su administración en materia económica son el crecimiento de la deuda, el gasto público y los recortes en la inversión pública, coincidieron diversos economistas.

En primera instancia, cuando inició el gobierno de Peña Nieto en el 2012, el Saldo Histórico de los Requerimientos Financieros del Sector Público (SHRFSP) -la medida más amplia de la deuda del país- representaba 36.4% del Producto Interno Bruto (PIB), pero para el cierre del 2016 se ubicará en 50.5% del PIB, según datos preliminares de la misma Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP).

Es decir, en cuatro años de gobierno, la deuda se ha incrementado en 14.1 puntos porcentuales. Esto significaría que el gobierno de Peña Nieto sería el que más ha incrementado la deuda del país en el siglo XXI, si se consideran sólo los primeros cuatro años de gobierno desde el año 2000.

Ni en el sexenio de Felipe Calderón (2006-2012), cuando sucedió la crisis financiera internacional, se había visto un crecimiento tan significativo de la deuda, pues en el 2006, el SHRFSP representaba 28.8% del PIB y para el 2010 -en su cuarto año como presidente- la deuda se elevó a 34.4% del PIB, es decir, un incremento de 5.6 puntos porcentuales.

Con Vicente Fox (2000-2006), en sus primeros cuatro años de gobierno, la deuda pasó de 30.5% a 31.2%, un alza de 0.7 puntos porcentuales.

El crecimiento de la deuda empezó en el sexenio de Calderón, a raíz de la crisis financiera. Pasamos de tener un nivel de 27.6% del PIB en el 2007 y cerró el sexenio con 36.4% del PIB, es decir, un incremento de casi 10 puntos porcentuales , dijo Jorge Sánchez Tello, economista de la Fundación de Estudios Financieros (Fundef).

Sin embargo, expuso, en esta administración, se prevé que en el 2016 la deuda llegue a 50.5% del PIB. Lo que vemos es que con Calderón, durante su sexenio, la deuda incrementó en 10 puntos porcentuales del PIB y con Peña en cuatro años ya rebasamos esos 10 puntos y aún nos faltan dos años más; sí es preocupante .

Sánchez Tello mencionó que desde finales del 2014, las finanzas públicas del país tuvieron que enfrentar los bajos precios del crudo, que impactaron sobre los ingresos petroleros y a Petróleos Mexicanos, así como la depreciación cambiaria.

Refirió que cuando inició la actual administración el compromiso principal debió ser reducir la deuda y no incrementarla. Desde el 96 el país había tenido un buen manejo en sus finanzas públicas. Cuando Francisco Gil Díaz fue secretario de Hacienda (2000-2006) la deuda alcanzó niveles mínimos, pero se volvió a dar este rebote a partir del 2009, con Carstens, y no ha dejado de bajar la deuda .

PODRÍA ELEVARSE A 55% DEL PIB

Leticia Armenta, economista del Tecnológico de Monterrey, agregó que lo más preocupante del nivel de la deuda es precisamente el poco tiempo en que se ha elevado y, de no romper esta tendencia, para el cierre del sexenio podría cerrar en 55% del PIB.

El monto de la deuda en proporción del PIB todavía no es exagerada, lo que sí es preocupante es la velocidad con que se ha elevado. Además, este incremento no ha tenido una relación paralela con el avance de la economía mexicana .

Recordó que después de la crisis financiera, en el 2010 se observaron tasas de crecimiento de hasta 5% y en el 2011, de 4%, pero actualmente se observan continúas reducciones en las estimaciones de crecimiento de Hacienda.

Una baja del crecimiento económico, donde la deuda está creciendo, generó la llamada de atención de las calificadoras (...) Hemos bajado el ritmo de crecimiento de la economía, y

.__HOY

vemos tasas de crecimiento por la mitad de las perspectivas que se tenían .

De acuerdo con los Precriterios Generales de Política Económica del 2016, para este año se tenía previsto crecer en un rango entre 2.6 y 3.6%; no obstante, en la última modificación se ubicó entre 2 y 2.6%, es decir, en promedio se percibiría un avance de 2.3 por ciento.

GASTO, sin reflejo

Diversos analistas comentaron en su momento que debería existir una reforma para la manera en la que el gobierno gasta el dinero que se obtiene de la recaudación de impuestos y de la venta petrolera, pues a pesar de que el gasto público crece cada año, ello no se refleja en el crecimiento.

Tenemos que pensar en un gobierno más eficiente (...) En lugar de invertir más en infraestructura o capital humano, estamos viendo más recursos al gasto corriente. Tenemos que pensar en un gobierno que focalice mucho mejor los programas de subsidios. Muchos de los programas del gasto público no han sido evaluados , refirió en su momento Manuel Molano, director adjunto del Instituto Mexicano para la Competitividad (Imco).

Al cierre del 2015, el gasto neto del sector público fue de 4.8 billones de pesos, lo que significó un gasto mayor en 5.2%, en términos reales respecto del 2014, en tanto el PIB en ese mismo año presentó un crecimiento de 2.5%, respecto del año anterior.

El economista del Fundef añadió que es preocupante que tanto el gasto y la deuda se hayan incrementado, creciendo en un rango entre 2 a 2.5% del PIB, que es el promedio de los últimos 15 años.

Seguimos con esa inercia; soy de la idea de que se debe dar una señal clara del secretario de Hacienda de que va a tener un manejo ortodoxo de las finanzas públicas, recortando el gasto de una manera considerable, para mandar una señal de que el país ya no se va a endeudar .

Enfatizó que, si bien se han hecho anuncios en el gasto público, en la práctica se observa un gasto corriente cada vez más alto.

INVERSIÓN, LA MÁS SACRIFICADA

Para los expertos, los recortes al gasto en inversión impactarán aún más en el crecimiento de la economía en los próximos cinco años, pues a través de ésta se genera el empleo y la productividad del país.

Es preocupante que el gobierno se esté endeudando y que ello tampoco se vea reflejado en mayor gasto en inversión pública, pues si no se da un fuerte impulso, el crecimiento del PIB se verá estancado , destacó Armenta.

En su momento, Francisco Lelo de Larrea, director de Estudios Económicos del Centro de Estudios Económicos del Sector Privado (CEESP), indicó que el gasto en inversión se encuentra en los niveles más bajos desde 1939, por lo que urge hacer una reestructura del gasto público.

El hecho de que se esté dando poca prioridad al gasto en inversión y se destinen más recursos al consumo del gobierno refleja la urgencia de cambiar la manera en que se está gastando el dinero que se obtiene de los impuestos que pagan los mexicanos .

México, mejor que otras economías en Latam

Para Flavia Rodríguez, directora general de Aregional, si bien México mantendrá un tendencia baja en el desempeño de su economía, ha mostrado un mejor avance que otras economías de Latinoamérica.

El 2016 ha sido un año nefasto para todas las economías. En Latinoamérica sólo Chile, Colombia y México están creciendo a tasas similares. Somos afortunados de estar creciendo, el resto del mundo se está expandiendo menos, incluso Estados Unidos .

Indicó que macroeconómicamente, al país le ha ido bien en el sentido de que el consumo interno ha estado creciendo igual que el empleo. Se han manejado las cosas bien y las reformas que nos han ayudado a mantener la estabilidad son precisamente la reforma fiscal y la energética .

Destacó que la reforma fiscal ayudó a mitigar los ingresos faltantes por la crisis petrolera; además, permitió que las finanzas públicas tuvieran una menor dependencia de los ingresos petroleros.

Rodríguez consideró que el crecimiento de la deuda se debió al apoyo que tuvo que brindar el gobierno federal a Pemex ante la crisis que enfrentaba. Es bueno que se apoye a Pemex, porque cuando hubo excedentes no se aprovecharon para protegerlo ante eventos como los que vivimos hoy; entonces no pueden dejarlo abandonado .