De alcanzar el triunfo en las elecciones presidenciales, Enrique Peña Nieto aprovechará el primer año y medio de su administración para impulsar las reformas fiscal y energética que darán más competitividad al país.

El coordinador de asuntos internacionales de la campaña presidencial del PRI, Emilio Lozoya Austin, da a El Economista una probada de lo que el candidato del PRI planteará este jueves en Acapulco a los banqueros del país: Pensamos llevar el crédito bancario de 20 a 40% del PIB en los dos primeros años , afirma.

Sobre la reforma energética, argumenta que es la que más atención ha generado en el exterior entre los inversionistas. Ésta incluye la inversión privada en Petróleos Mexicanos, el desarrollo y explotación del shale gas y el aprovechamiento de las renovables, como es la eólica.

¿Cómo llevarán a buen término las iniciativas de reforma si no ganan la mayoría en el Congreso?

Pensamos que llegaremos con mayoría al Congreso, lo que facilitará los cambios constitucionales requeridos.

¿Cómo harán para convencer al sector bancario de abrir la llave del crédito?

La banca es la segunda ancla de los temas domésticos de alto impacto que identificamos. Pensamos llevar el crédito bancario de 20% del PIB a 40% en los primeros dos años. Y para ello se requiere una banca desarrollo más activa, motor de crecimiento del país.

¿Cómo renovarán a la banca de desarrollo?

Enrique Peña Nieto propondrá una reforma a la banca de desarrollo para hacerla más agresiva, bajo un esquema prudencial y de coordinación que facilite más recursos, como en otros países a los microempresarios y a las grandes empresas. Ahí está el caso de Brasil, donde hoy la intermediación de la banca de desarrollo representa 55% del PIB.

REPOSICIONAR A MÉXICO

La percepción de la inseguridad ha afectado sin duda el clima de negocios, la productividad de las empresas, la competitividad y, por lo tanto, al crecimiento, reconoce. Seremos puntuales en darle la vuelta a esta visión , promete.

¿Tienen alguna estimación del costo de la inseguridad y violencia en la economía?

Las estimaciones privadas proyectan que la percepción de inseguridad ha restado entre 1 y 1.5 puntos del PIB al crecimiento de la economía.

¿Cómo convencerán a los empresarios extranjeros de seguir llegando a México y de mantenerse pese al clima de inseguridad?

Recibiremos un México al que tendremos que regresarle el espacio y atractivo que tenía en el exterior. México está totalmente ausente de América Latina, de Asia.

Se requiere una infraestructura portuaria y una política comercial real, estratégica y de largo plazo entre el gobierno y los empresarios para reposicionar a México.

Hoy en día, los países emergentes generan más de 50% del PIB mundial y México no está aprovechándolo.

ymorales@eleconomista.com.mx