Petróleos Mexicanos (Pemex) y las finanzas públicas representan dos de los riesgos más importantes para el crecimiento económico de México, así lo consideró Irene Espinosa, subgobernadora del Banco de México.

Durante un foro virtual organizado por la Bolsa Institucional de Valores (Biva), Irene Espinosa abundó que la situación financiera de la petrolera pone en riesgo a las finanzas públicas del país porque existe la posibilidad de tener mayor presión por las mayores necesidades de capitalización de Pemex.

“Si bien hoy Pemex está transitando de una manera mucho más fluida en los mercados financieros, vemos que se ha ido postergando una solución estructural de los problemas de esta empresa, entonces la pregunta es sobre su viabilidad en el largo plazo y lo que va a significar para las finanzas públicas”, sostuvo.

Al respecto, Gabriel Yorio, subsecretario de Hacienda y Crédito Público (SHCP), difirió respecto a la posición de Pemex porque sigue siendo una fuente de ingresos públicos, ya que aporta 900,000 millones de pesos al año.

“Yo difiero con la subgobernadora, si bien Pemex está en una situación retadora provee 900,000 millones de pesos al año a los ingresos públicos, eso es una buena y una mala noticia porque todavía provee de recursos importantes a la federación, pero al mismo tiempo mantienen una dependencia de ingresos petroleros”, subrayó.

El funcionario de Hacienda dijo que los riesgos de corto plazo para el crecimiento siguen siendo el control de la pandemia y contar con una vacuna.

Pero en lo que si coincidieron Irene Espinosa y Gabriel Yorio fue en que México no perderá el grado de inversión y en una posible baja en la calificación soberana en el corto plazo.

“En el corto plazo no vemos ajustes de calificación (...) México no ha dejado de pagar su deuda en los últimos años e históricamente ha crecido entre 2.2 y 2.4%”, explicó Yorio. “Tenemos tres calificadoras principales, en una estamos tres categorías lejos de perder el grado de inversión, en otra estamos a dos y las tres coinciden en la fortaleza de las finanzas públicas”, agregó.

Por su parte, la subgobernadora de Banxico dijo que “en cuanto al grado de inversión coincido en que en el corto plazo (una baja) no es el escenario central porque estamos bajo un marco macroeconómico muy sano y una conducción muy responsable”.

Sin embargo, consideró que “la pérdida del grado de inversión puede generar efectos enormes, en el costo del financiamiento, no sólo del gobierno, sino también de las empresas y de toda la economía en su conjunto”.

judith.santiago@eleconomista.mx