En caso de que la aprobación del Presupuesto de Egresos de la Federación (PEF) 2020 se haga hasta el último día del 2019, lo que podría suceder es que se atrasen los gastos y que el gobierno federal tenga que recurrir a préstamos bancarios, indicaron expertos.

“Una vez que se aprueba el presupuesto, la Tesorería de la Federación empieza a pagar rubros presupuestarios como las pensiones y jubilaciones. Si no se aprobara el PEF a tiempo, la Tesorería de la Federación junto con la Secretaría de Hacienda podrían recurrir a créditos puente, que son ejercidos a través de préstamos bancarios”, dijo Raymundo Tenorio, economista del Tecnológico de Monterrey.

Consideró que el hecho de que no se aprobara el PEF 2020 en tiempo y forma envía malas señales en razón de que el gobierno federal no está aceptando las posturas y reclamos de quienes se ven afectados con los recortes.

“La señal que envía es que, conforme pasan los días, podríamos llegar a un 1 de enero del 2020 donde no habría legalmente presupuesto que ejercer. Si bien no se declara cierre de gobierno parcial como en Estados Unidos, sí envía un mensaje de incertidumbre”, acotó Tenorio.

James Salazar, subdirector de Análisis Económico de CIBanco, comentó que para los mercados es “normal” que la discusión se alargue fuera del tiempo que se dicta en la Constitución; no obstante, aclaró que lo ideal es que se pueda aprobar antes del 31 de diciembre, ya que podría tener implicaciones para el ejercicio del gasto del primer mes del 2020.

“No pensamos que se traduzca en episodios de incertidumbre o que genere dudas adicionales en términos de qué va a pasar con las finanzas públicas. Desde la aprobación de la Ley de Ingresos sabemos cómo quedaron las perspectivas macro y sabemos cómo vendrá enfocada la política de gasto del gobierno”.

Para Alejandro Saldaña, gerente de Análisis Económico de Bx+, la aprobación del presupuesto 2020, la ratificación del nuevo Tratado entre México, Estados Unidos y Canadá (T-MEC) y la presentación del Plan Nacional de Infraestructura son tres elementos que podrían ayudar a disipar episodios de incertidumbre en el país.

“Esos tres elementos pueden generar en conjunto volatilidad y algo de ruido en el tipo de cambio del peso frente al dólar”.

Debido al plantón que mantienen representantes de diferentes sectores del campo en las inmediaciones de la Cámara de Diputados, los legisladores no han podido aprobar el dictamen del PEF 2020, por lo que tampoco se ha podido discutir ante el pleno.

De acuerdo con el artículo 74 de la Constitución, el PEF 2020 debió aprobarse el 15 de noviembre, pero ante la falta de acuerdos con representantes del campo, la Comisión de Presupuesto y Cuenta Pública pospuso la discusión para el 20 de noviembre, la cual también fue cancelada y reprogramada para el próximo viernes 22 de noviembre.

Para los expertos, si bien se buscó tener una disciplina fiscal, en el sentido de no aumentar más los niveles de deuda como porcentaje del Producto Interno Bruto y mantener el superávit primario, el presupuesto fue inercial.

“No lo consideramos como un buen presupuesto porque no incluye medidas contracíclicas, hay recortes en inversión y los recursos que se dan en este rubro van enfocados al sector petrolero. No creemos que el gasto público esté funcionando como una palanca de crecimiento o desarrollo”, expuso el analista de CiBanco.

Discusión atropellada

• Si no se aprueba el PEF 2020 a tiempo, el gobierno podría recurrir a créditos puente.

• Se espera que mañana se discuta y apruebe el PEF 2020.

• Destacan que se mantenga disciplina fiscal y superávit primario, pero ven un gasto inercial.

[email protected]