El robusto mercado laboral y la aceleración de la inflación han fortalecido las expectativas de que la Reserva Federal (Fed) eleve las tasas de interés la próxima semana. Muchos economistas creen que el banco central estadounidense subirá las tasas de interés otras dos veces después de su reunión de política monetaria del 12 y 13 de junio para impedir que la economía se sobrecaliente.

La Fed elevó los costos del crédito en marzo y proyectó al menos otras dos alzas de tasas para este año.

Los pedidos iniciales de beneficios estatales por desempleo bajaron en 1,000, a una cifra desestacionalizada de 222,000, en la semana que terminó el 2 de junio, dijo el jueves el Departamento del Trabajo. El dato de la semana previa fue revisado para mostrar 2,000 solicitudes más a las informadas previamente.

Economistas consultados en un sondeo de Reuters proyectaban que los pedidos subieran a 225,000 en la última semana.

Los precios de los bonos del Tesoro de Estados Unidos se mantuvieron en niveles bajos tras la divulgación del dato, mientras que el índice dólar frenó pérdidas frente a una cesta de monedas y las acciones estadounidenses abrieron al alza.

Analistas consideran que el mercado laboral está cerca o en el empleo pleno. Las nóminas no agrícolas de Estados Unidos aumentaron en 223,000 puestos de trabajo en mayo y la tasa de desempleo cayó a un mínimo de 18 años de 3.8 por ciento.

La tasa de desempleo, que ha bajado en tres décimas porcentuales este año, está ahora al nivel que la Fed proyectaba que estuviera a fin de año.

El Departamento del Trabajo dijo que los pedidos del estado de Maine fueron estimados la semana pasada y que los procedimientos para calcular el dato en Puerto Rico y en las Islas Vírgenes aún no habían vuelto a la normalidad tras los devastadores huracanes del año pasado.

El promedio móvil de cuatro semanas para los pedidos, considerados una mejor medición de las tendencias del mercado laboral debido a que elimina la volatilidad semanal, subió en 2,750 la semana pasada, hasta los 225,500.

El informe también mostró que el número de personas que recibe beneficios tras una semana inicial de ayuda subió en 21,000, a 1.74 millones, en la semana que terminó el 26 de mayo. El promedio móvil de cuatro semanas de los llamados pedidos continuos cayó en 13,250, a 1.73 millones, el nivel más bajo desde diciembre de 1973.