El pago de pensiones, que en algunos estados representa entre 10 y 266% de sus ingresos totales, es un motivo de preocupación para los inversionistas, de acuerdo con Moody’s.

La calificadora lo ha exhibido como un riesgo contingente al que están prestando mayor atención en las evaluaciones a los estados, comentó en entrevista la assistant vicepresident de Moody’s, María del Carmen Martínez Richa.

La analista comentó que la contingencia varía de forma importante entre una entidad y otra. Sin embargo, estima que un buen número de estados sí verá limitada la baja flexibilidad financiera con que cuentan para fondear las pensiones . Moody’s califica a 25 entidades federativas del país.

Con ella coincidió la directora de Finanzas Públicas para América Latina de Standard and Poor’s (S&P), Daniela Brandazza, quien estimó que el pasivo de pensiones será un factor que presionará la calificación de las entidades en un lapso de cinco a siete años.

Comentó adicionalmente que como México se encuentra en el límite de la ventana de oportunidad demográfica para fortalecer las reservas de los fondos de pensiones, el riesgo financiero de la longevidad también es un elemento que cobrará relevancia en las evaluaciones de las entidades. Una vez que se cierre esta ventana, porque la longevidad de la gente crezca, advirtió, comenzará a sentirse la presión presupuestal para fondearlas.

No obstante, por ahora, a nivel sectorial, las entidades no están presentando una presión inmediata ni están dirigiendo un monto de aportaciones extraordinarias al fondeo de las pensiones . S&P califica a 16 entidades federativas.

AGUASCALIENTES Y JALISCO, EL EJEMPLO

De acuerdo con las analistas, los sistemas de pensiones de entidades como Aguascalientes y Jalisco son destacados porque están totalmente fondeados, son sustentables y son las contribuciones las que sostienen los retiros de los trabajadores.

En el caso de Aguascalientes, por ejemplo, refirió la analista de S&P, hay suficiencia presupuestal por los próximos 100 años, según los resultados del reciente estudio actuarial.

Mientras en Jalisco, evidenció la analista de Moody’s, el instituto estatal de pensiones podrá alcanzar un equilibrio financiero para el corto, mediano y largo plazos gracias a la reforma recién aprobada por el Congreso local.

NUEVO LEÓN, EN TRANSICIÓN

Descartaron mencionar las entidades que tienen una necesidad urgente de reformar su sistema de pensiones, pero destacaron que muchas de ellas, como Nuevo León, están pagando ahora el costo de transición de un sistema de beneficios definidos a uno de cuentas individuales.

Lo que es de esperarse y está por descontado en la calificación que tiene Nuevo León en el tabulador de S&P , advirtió la analista.

PREOCUPADOS POR OPACIDAD

Aparte, el assistant vicepresident de Moody’s, Adrián Garza, advirtió que entre los municipios calificados, los que tienen a sus trabajadores afiliados al sistema estatal, la contingencia está acotada al estado.

Comentó que pudiera darse el caso de que algún municipio no tiene nada de sistema de pensiones y paga de su bolsa las obligaciones que corresponden.

Observó que como las administraciones municipales son más cortas y tienen más rotación, hay menos gente que se pensiona y esto limita más el problema de pensiones en este nivel de gobierno.

  • 16 estados califica Standard and Poor’s e indica que por ahora el problema está focalizado y no representará un obstáculo en el corto plazo.
  • ?25 entidades federativas están calificadas por la empresa Moody’s en el país, y a la calificadora le parece que los pasivos laborales de largo plazo serán un tema pendiente que hay que atender.

ymorales@eleconomista.com.mx