El parlamento italiano aprobó el jueves metas de gasto que aumentan el déficit fiscal, lo que representa un desafío a los mercados y a sus socios de la eurozona que exigían cambios.

Debido a las nuevas metas de gasto, el déficit fiscal de Italia se elevaría a 2.4% del Producto Interno Bruto (PIB) el año entrante. Tratando de suavizar su postura, las autoridades italianas se comprometieron a reducir el déficit en los dos años posteriores.

Pero no fue suficiente para aplacar las preocupaciones en torno al incremento del gasto para satisfacer las promesas de campaña de los dos partidos populistas que integraron la coalición de gobierno y a las consecuencias que tendrá en la elevada deuda pública italiana.

Reducción en edad de jubilación la costearán los jóvenes

Por su parte, el jefe de la agencia estatal italiana de pensiones, INPS, dijo que los planes del gobierno italiano para reducir la edad de jubilación costarán a las generaciones futuras alrededor de 100,000 millones de euros (115,400 millones de dólares).

La reforma “aumentará la deuda por las pensiones para los jóvenes en unos 100,000 millones de euros”, dijo Tito Boeri ante una comisión parlamentaria. “No tenemos más remedio que hacer sonar la alarma”.

La coalición gobernante en Italia, integrada por el antisistema Movimiento 5 Estrellas y la ultraderechista Liga, ha prometido revertir una reforma del 2011 que elevó la edad de jubilación cuando Italia estaba en el centro de la crisis de deuda de la zona euro.

El gobierno ha destinado 7,000 millones de euros del presupuesto del 2019 para permitir que las personas se jubilen a los 62 años si han pagado las contribuciones a las pensiones durante al menos 38 años. Los trabajadores ahora necesitan al menos 42 años de contribuciones antes de jubilarse.

El vice primer ministro italiano, Matteo Salvini, ha dicho que suavizar la reforma de pensiones permitirá que 400,000 personas se jubilen antes de lo esperado, abriendo una cantidad similar de empleos para los jóvenes.

En un comunicado emitido después de la presentación de Boeri, Salvini pidió al jefe del INPS que deje el cargo.