El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, aseguró este lunes que su país vive la “recuperación más rápida” del mercado laboral, y prometió crear 10 millones de empleos en el 2021 si logra la reelección, mientras su rival en noviembre, Joe Biden, buscaba reforzar su apoyo entre los sindicatos.

“Estamos siendo testigos de la recuperación del mercado laboral más rápida de cualquier crisis económica en la historia”, afirmó el gobernante durante una conferencia de prensa en la Casa Blanca con motivo del Día del Trabajo, festivo federal en Estados Unidos.

Trump destacó que el mes pasado la economía estadounidense añadió 1.4 millones de empleos.

“En cambio, la tasa de desempleo se desplomó, realmente para sorpresa de muchos, hasta 8.4 % en agosto”, agregó el gobernante, quien destacó que se trata del segundo mayor descenso de ese indicador en un mes.

Anticipándose al 2021, aseguró que crearán 10 millones de empleos, “al menos en los 10 primeros meses”.

La tasa de desempleo, que estaba en 3.5 % en febrero, el nivel más bajo en medio siglo, saltó a 14.4 % en abril, cuando la pandemia de coronavirus impactó más fuerte a la economía, y desde entonces ha ido descendiendo gradualmente.

Esa tasa ha caído por primera vez en agosto por debajo de la marca de 10%, que fue la registrada en octubre del 2009, cuando Estados Unidos empezaba a salir de la Gran Recesión.

Sin embargo, alrededor de la mitad de los 22 millones de empleos que se perdieron durante la pandemia se han recuperado, y está por ver si el mensaje triunfalista de Trump sobre la salud de la economía cala en los votantes indecisos de cara a las elecciones.

“Joe Biden y los socialistas demócratas radicales colapsarían inmediatamente la economía”, insistió el gobernante, ante la posibilidad de que su rival llegue a la Casa Blanca el próximo enero.

Biden y los derechos de los trabajadores

Mientras Trump insistía en los datos macroeconómicos, Biden centró su mensaje del Día del Trabajo sobre todo en los derechos de los trabajadores, al acusar a su contrincante de haber “librado una guerra contra los sindicatos en Estados Unidos”.

“Esa guerra acabará bajo mi mandato. Firmaré una ley que hará más fácil que los trabajadores se organicen y negocien colectivamente, y seré el presidente más fuerte en cuanto a los derechos de los trabajadores que jamás haya habido”, escribió Biden en su cuenta oficial de twitter.