La deuda griega alcanzará 117% del PIB en el 2020, mejor que el objetivo que se había propuesto la eurozona de 120.5%, declaró ayer el jefe del eurogrupo, Jean-Claude Juncker.

Grecia concluyó la operación de canje de deuda de derecho griego como parte de una histórica reestructuración que le permitirá borrar cerca de un tercio de su deuda pública, aunque el valor de los nuevos títulos se desplomaba en el mercado de la deuda.

La agencia gestora de la deuda griega aseguró que había completado el canje de 177,300 millones de euros de deuda en manos de sus acreedores privados.

Gracias al acuerdo histórico alcanzado el viernes, una alta proporción de acreedores privados de Grecia, que representan 85.8% de la deuda bajo legislación griega, aceptó participar en esta quita sin precedentes, que supone perder 53.5% de su inversión.

Sin embargo, para los acreedores que se negaron a participar, Grecia decidió activar el viernes las Cláusulas de Acción Colectiva que les obliga a aceptar esta pérdida que se eleva al final a 74% del valor inicial invertido.