El Paquete Económico del 2019 tendrá variables macroeconómicas conservadoras. Es decir, la proyección del Producto Interno Bruto (PIB), la inflación, el tipo de cambio y el precio de la mezcla mexicana estarán en línea con lo que espera el mercado, afirmó Arturo Herrera Gutiérrez, subsecretario de Hacienda y Crédito Público (SHCP).

“Uno de los temas más importantes para la SHCP es tener credibilidad frente a los analistas, los inversionistas y el país. Parte de esa credibilidad se va ganado con que los estimados vayan en línea con lo que los demás esperan. Nosotros vamos a dar una previsión del crecimiento muy conservadora, no va a haber ningún número que esté fuera de línea de lo que esperan los mercados”, dijo.

Durante el proceso de ratificación en la Comisión de Hacienda y Crédito Público de la Cámara Diputados, explicó que en los Criterios Generales de Política Económica, se contempla una inflación promedio de 3.4% y un superávit primario de 1% del PIB.

Indicó que uno de los mayores retos en materia de finanzas públicas es impulsar más la inversión pública, la cual se ubica como la más baja entre los países de Latinoamérica, ya que representa alrededor de 1.5% del PIB.

Carlos Urzúa, quien también fue ratificado por la comisión como secretario de Hacienda, comentó que, de no invertir más en capital humano y físico, no se puede esperar que la economía mexicana crezca por arriba de 2%, como no lo ha hecho en las últimas tres décadas.

“Tenemos que invertir en capital humano, como en jóvenes y en los adultos mayores. Tenemos que invertir en infraestructura pública e invitar a las empresas a que inviertan en el país”, afirmó el primer secretario en ser ratificado por la Cámara Baja.

Posible, una reforma fiscal a mitad de sexenio

Herrera Gutiérrez admitió que México es uno de los países que recauda menos, con apenas 13% del PIB, lo cual es muy bajo, por lo que, en la segunda mitad de la administración, el gobierno de López Obrador podría realizar una reforma tributaria.

“Lo que nosotros hemos propuesto es que no queremos cambiar la estructura tributaria, pero sí queremos cobrar mejor. Es decir, en los primeros años la responsabilidad más importante va a estar en el SAT y en la procuraduría fiscal (...) y para la segunda parte de la administración se podría plantear una reforma fiscal con énfasis en la equidad”.

Remarcó que en caso de que se haga esta reforma, se debe ser muy cuidadoso, en el sentido de que si se ajusta un impuesto se tiene que tener una contrapartida para no desequilibrar los ingresos.

Añadió que la mayoría de los países europeos o que integran la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos se están moviendo a sistemas tributarios que no sólo se enfocan en recaudar, sino también en mejorar la distribución del ingreso de la riqueza.

Mencionó que también estarán trabajando en el Base Erosion and Profit Shifting (BEPS, por su sigla en inglés) para mejorar la manera en la que se cobran los impuestos de las empresas multinacionales.

“La economía digital plantea nuevos retos. Si alguien compraba el New York Times en alguna tienda, el IVA se causaba aquí, pero si alguien se suscribe por Internet, no está claro donde se están causando esos impuestos. Son temas que vamos a tener que ir pensando porque claramente nuestro marco tributario no estaba diseñado para esto”, continuó.

Pemex ya estaba en una situación complicada

Ante la pregunta del diputado Fernando Galindo, quien fue subsecretario de Egresos con Peña Nieto, sobre si no les preocupan los señalamientos que puedan hacer las calificadoras a Pemex por la complicada situación financiera que pueda tener, el subsecretario de Hacienda respondió: “Más allá de la calificación, Pemex está en una situación financiera delicada. Es algo que tenemos que reconocer, no hay mucho margen de maniobra”.

Aclaró que lo que pone en riesgo la calificación de Pemex no son los proyectos de la actual administración, sino la situación financiera complicada en la que se encuentra.

“Entre el 2012 y el 2018 su deuda subió al doble. Eso es lo que la ha puesto en una situación delicada. Si el gobierno quiere impulsar proyectos en Pemex que vayan más allá del margen financiero que tiene, el gobierno le tendrá que hacer una aportación de capital, no puede ser a través de mayor endeudamiento”.

Analistas consideran que los aspectos del Paquete Económico que más se analizarán  serán las variables macro como el PIB, la tasa de interés y precio de la mezcla mexicana, pues a partir de ahí se determinará qué tan realistas y posibles son las metas que se tengan en materia de ingresos, gastos y deuda.

Hacen enfásis en el tema del precio de la mezcla mexicana todavez que de ello dependerá en gran medida los ingresos presupuestarios del gobierno federal.

Asimismo destacan que en la medida en que el gobierno se apegue a las estimaciones de los expertos, especialmente del Banco de México, se tendrá confianza y certidumbre.

La Secretaria de Hacienda y Crédito Público informó que el Paquete Económico se presentará el próximo sábado 15 de diciembre a las 5 de la tarde, en la Cámara de Diputados.

[email protected]