En mayo del 2018, el Índice de Confianza del Consumidor (ICC) presentó un crecimiento de 1.7% a tasa anual desestacionalizada, el peor resultado desde julio del año pasado, cuando este indicador disminuyó 0.2 por ciento.

De acuerdo con datos del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi), el ICC hiló 10 meses con variaciones positivas, aunque se trazó en el corto plazo una tendencia de desaceleración.

 

Esta dinámica de la confianza del consumidor derivó del comportamiento de sus cinco componentes; el referente a las posibilidades en el momento actual de los integrantes del hogar comparadas con las de hace un año para realizar compras de bienes durables, tales como muebles, televisor, lavadora y otros aparatos electrodomésticos fue el único que registró una caída (3.7%), la primera desde el séptimo mes del 2017 (0.1 por ciento).

El componente que mostró el mayor aumento anual en mayo de este año anterior fue el correspondiente a la situación económica del país esperada dentro de 12 meses respecto a la actual, con una tasa de 9.7%, el incremento más elevado en los últimos tres meses.

Mientras el índice sobre la situación económica de México hoy en día comparada con la de un año anterior aumentó 2.2% anual, frente a 4.5% en abril, es decir, mostró pérdida de ritmo.

El rubro que evalúa la situación económica esperada de los miembros del hogar dentro de 12 meses con relación a la actual incrementó 0.5% en mayo del 2018, una variación anual superior a los meses de abril (0.2%) y marzo (-0.8%) de este año.

Por último, la variable que mide la situación económica en el momento actual de los miembros del hogar comparada con la que tenían hace 12 meses exhibió un alza de 0.7%, tras dos descensos consecutivos.

Dentro de los índices complementarios del ICC, resaltan los desplomes anuales durante el quinto mes del año en planeación de algún miembro del hogar para comprar un automóvil nuevo o usado en los próximos 2 años (9.4%) y en el indicador sobre si algún miembro del hogar considera comprar, construir o remodelar una casa en los siguientes 2 años (5.6 por ciento).

ana.garcia@eleconomista.mx