El panorama del crecimiento mundial sigue siendo nebuloso, reconoció el secretario de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE), José Ángel Gurría.

Estados Unidos y Japón están a la cabeza de una frágil recuperación económica en el mundo desarrollado, pero esta senda podría desviarse de su curso si la zona euro no logra contener los daños de su crisis de deuda, enfatizó.

A primera vista, las perspectivas para la economía global son algo más brillantes que hace seis meses. Pero en una evaluación más cercana, la recuperación económica global es débil, hay riesgos considerables y significativos desequilibrios que se mantienen y que deben ser abordados , agregó.

En la presentación del Panorama Económico Mundial , los analistas de la entidad estimaron que el crecimiento en los 34 miembros de la organización se desaceleraría este año a 1.6 %, pronóstico que incorpora una corrección a la baja desde 1.8% registrado en el 2011.

Gurría enfatizó que las finanzas públicas de la media de los países OCDE siguen frágiles y, en algunos casos, en graves aprietos.

En su previsión económica, la OCDE, con sede en París, indicó que el crecimiento global sería de 3.4% este año, por debajo de 3.6% en el 2011, antes de acelerarse a 4.2% en el 2013.

Según el Secretario, aún no se puede descartar un escenario negativo en la zona euro, que de presentarse tendrá implicaciones serias para el resto del mundo .

El funcionario aseveró que Europa sólo puede resolver su crisis de deuda si permanece abierta a todas las opciones, incluso a ideas como los eurobonos.

Hay que tener todos los instrumentos sobre la mesa. Tenemos que superarlo (...). Si el mercado está esperando 50 (ideas), tenemos que poner 100 sobre la mesa , agregó José Ángel Gurría.

valores@eleconomista.com.mx