El Banco Interamericano de Desarrollo (BID) advierte que las autoridades de los países de América Latina y el Caribe deben enviar señales contundentes a los inversionistas y calificadoras sobre el manejo de deuda y la estrategia de recuperación económica.

“Tenemos que pensar en un proceso de recuperación que incorpore sacrificios con reformas incluso ahora, que somos el epicentro de la pandemia”, advirtió el economista en jefe del BID, Eric Parrado.

Al participar en el Jobs Reset Summit organizado por el Foro Económico Mundial (WEF, por su sigla en inglés), explicó que los países de la región saldrán del choque “más endeudados, más pobres y con mayor disparidad del ingreso”.

“Los gobiernos incrementarán los déficits fiscales; la deuda promedio de América Latina pasará de 60% del PIB en el 2019 a 80% del producto en solo dos años y tendremos el reto de encontrar nuevas fuentes de productividad tan pronto como en el 2021”, sostuvo.

En la conferencia titulada Tablero para la recuperación poscovid, dijo: “Nosotros tenemos un pronóstico menos optimista que el del Fondo Monetario Internacional para la región. Ellos prevén que tendremos una rápida recuperación en forma de “V”; nosotros, consideramos que será en “U”.

Descartó dar pronósticos puntuales. Pero detalló que la curva de recuperación  esperada por el BID supone una contracción regional.

“No sólo tendremos que sanar las cicatrices que ha dejado esta pandemia. La mayoría de los países en América Latina y el Caribe, tenían condiciones prexistentes de muy baja productividad, polarización política y malestar social.  El paciente no estaba en buena forma para recibir al Covid-19”, refirió.

Impacto desigual

Aparte, el Instituto Internacional de Finanzas, divulgó un análisis donde destaca una contracción del PIB de 8.4% para la región en conjunto, y una moderada recuperación de 4.21% para el 2021. Para México prevén una caída de 10.1% este año y un rebote de 3.6% en el 2021.

ymorales@eleconomista.com.mx