El Producto Interno Bruto (PIB) de la zona euro registró, entre abril y junio, una contracción de 12.1% contra el primer trimestre, una caída nunca antes vista, esto se desarrolla después de haber sufrido una contracción de 3.6% en el primer trimestre de este año, según la primera estimación del dato publicada por Eurostat, que señala a España como la economía con peor evolución, con un derrumbe de 18.5% del PIB.

En comparación con el segundo trimestre del 2019, el PIB de la zona euro registró una caída anual de 15%, después de la contracción, igualmente a tasa anual, de 3.1% de los tres primeros meses del año.

En el conjunto de la Unión Europea (UE), en el segundo trimestre del año la actividad económica experimentó una caída sin precedentes de 11.9%, después de la contracción de 3.2% observada en los tres primeros meses de 2020. En comparación con el mismo periodo del 2019, la caída del PIB en la UE fue de 14.4 por ciento.

Portugal prevén PIB de -14.1%

El Instituto Nacional de Estadística (INE) de Portugal,  en una estimación “rapida” con la idea de contar con información para analizar el golpe del coronavirus al PIB, dio a conocer  que comparado con el primer trimestre la economía  cayó 14.1 por ciento.

Entre enero y marzo, la economía registró una caída de 2.3% en términos anuales, y sumó ya dos trimestres consecutivos con resultados negativos.

Un dato que hace pensar a especialistas que el desplome del PIB al cierre del año será superior al previsto por el gobierno del socialista António Costa, que en sus últimos cálculos apuntó a una contracción de 6.9 por ciento. El Banco de Portugal estima que el desplome  este año será de 9.5%, en línea con Moody's, que considera que será de 9.2 por ciento.

Francia se contrajo 13.8%

Según el  Instituto Nacional de Estadística, la caída del PIB 13.8% del segundo trimestre contra el inmediato anterior es la mayor desde que empezó la serie en 1949.

El PIB francés sufrió una contracción anual de 19%, que hizo notar que el levantamiento progresivo de las restricciones a partir del mayo ha permitido una recuperación “gradual” de la actividad.

De hecho, el bajón del segundo trimestre es menos profundo a 17% que había anticipado el propio INSEE.

El ministro de Finanzas, Bruno Le Maire, hizo hincapié en que la cifra dada a conocer es “menos grave de lo esperado”, lo que a su juicio demuestra que “no somos impotentes frente a la crisis” y que “podemos mejorar las cosas”.

En una entrevista al canal “CNews”, Le Maire se refirió a varios indicadores de junio que apuntan a una tendencia positiva, en particular a las matriculaciones de coches, favorecidas por el dispositivo de ayudas públicas para la renovación del parque automovilístico, lo que a su juicio “es la prueba de que hay que seguir tomando medidas radicales".

Así, dijo que van a trabajar para conseguir que la recesión este año sea inferior a 11% de su propia estimación en el presupuesto del 2020 corregido este mismo mes de julio para tener en cuenta las consecuencias de la crisis.

Le Maire insistió en que “la mejor manera de salir rápido de esta crisis económica es que los franceses consuman”. Por eso les pidió que se gasten los más de 100,000 millones de euros que han añadido a sus ahorros en estos meses de crisis y les garantizó que “no aumentarán los impuestos”.

Italia recesión de 12.4%

Por su parte, el Instituto Nacional de Estadística (Istat) informó que la economía italiana se contrajo 12.4% trimestre contra trimestre, lo que afecta a “todos” los sectores productivos: agricultora y pesca, industria y al sector servicios.

El Istat apuntó que el desplome de la economía de Italia, considerada la tercera potencia de la zona del euro, se enmarca “en un contexto internacional en el que las principales economías registran reducciones similares” por la pandemia.