El Producto Interno Bruto (PIB) de Argentina se expandió un 2.5% en el primer trimestre del año, en comparación con el mismo período de 2020, en el contexto de una economía golpeada por la pandemia del coronavirus, dijo el miércoles el Instituto Nacional de Estadística y Censos (INDEC).

Este indicador viene de un descenso del 4.3% en el cuarto trimestre del 2020, luego del duro derrumbe corregido del 10.2% en el tercer trimestre y sin cambios de 19% en el segundo trimestre, un dato sin precedentes en la historia del país sudamericano, para cerrar el año pasado con una recesión del 9.9 por ciento.

Las cifras del organismo al primer trimestre estuvieron en línea a lo esperado por el mercado, ya que un sondeo de Reuters estimaba una mejora promedio del 2.4 por ciento.

El PIB argentino arrastra decrecimiento anual desde el 2018, inclusive.

Por otra parte, la medición desestacionalizada del PIB del lapso enero-marzo, con relación al trimestre previo, arrojó una subida del 2.6 por ciento.

"La evolución macroeconómica del primer trimestre de 2021 determinó, de acuerdo con las estimaciones preliminares, una variación en la oferta global, medida a precios del año 2004, de 5,5% con respecto al mismo período del año anterior, debido a un crecimiento de 2.5% del PIB y a la variación de 18.8% en las importaciones de bienes y servicios reales", dijo el INDEC.

"En 2020 Argentina tuvo un año para olvidar en términos de actividad", dijo Iván Cachanosky, economista jefe de la Fundación Libertad y Progreso y señaló que "es más probable que la economía no se recupere más del 7% en este año, siempre dependiendo de lo que pase con las restricciones".

Argentina transita una dura segunda ola de Covid-19 que impulsó restricciones a la circulación para frenar el crecimiento de la pandemia.

rrg