La economía de América Latina y el Caribe cerrará 2016 con un retroceso de -0.3%, arrastrada por el mal desempeño del gigante sudamericano, Brasil, de acuerdo con las previsiones del Fondo Monetario Internacional (FMI) divulgadas este martes.

Esta previsión para América Latina y el Caribe representa una revisión en fuerte baja de -1.1 punto porcentual con relación a las proyecciones del FMI en octubre pasado, cuando señalaba una recuperación de 0.8 por ciento. Brasil, en tanto, terminará el año 2016 con una marcada caída de -3.5%, después de haber exhibido en 2015 un retroceso de -3.8 por ciento.

NOTICIA: México crecerá 2.5% este año; AL solo acelerará 0.4%

Según los técnicos del FMI, la economía brasileña terminará el año 2016 con una marcada caída de -3.5%, después de haber exhibido en 2015 un retroceso de -3.8 por ciento. Recién en 2017, el gigante sudamericano podrá terminar estable, con crecimiento cero.

En octubre del año pasado el FMI había estimado que Brasil terminaría 2016 con baja de -1%, pero los fundamentos empeoraron y la entidad financiera introdujo su drástica revisión a la baja.

Al analizar el caso brasileño, el FMI estimó que la recesión, "causada por la incertidumbre política en medio de las secuelas" de las investigaciones sobre denuncias de corrupción en la estatal Petrobras, "está demostrando ser más profunda y prolongada de lo esperado".

El peso específico de Brasil en ese escenario contribuye a lastrar las expectativas de crecimiento en toda la región, señaló el FMI.

NOTICIA: OCDE recorta pronóstico del PIB para México y Brasil

En el caso de México, el FMI formuló una previsión de crecimiento de 2.6% para este año, levemente por encima del 2.5% calculado para 2015, pero por debajo del 2.8% que había expresado en octubre (una revisión a la baja de 0.2 punto porcentual).

Para el año 2017, el FMI prevé un crecimiento mexicano de 2.9%, pero también por debajo del 3.1% que había pronosticado en octubre.

erp