El Producto Interior Bruto (PIB) de Alemania creció un 8.2% en el tercer trimestre, tras el desplome de primavera debido a la pandemia de Covid-19, según una primera estimación publicada el viernes por el instituto Destatis.

"La economía alemana volvió a crecer, tras su caída histórica en el segundo trimestre", comenta el organismo estadístico. En un año, el PIB sigue a la baja, en 4.3 por ciento.

Como consecuencia de esto, Alemania apuesta ahora a una recesión menos fuerte de lo previsto para 2020, de -5.5%,en vez del -5.8% anticipado en septiembre, anunció en paralelo el ministerio de Economía.

En esta nueva previsión anual, el resurgimiento en Europa de la pandemia de coronavirus "se tomó en cuenta, pero una nueva aceleración constituiría un riesgo serio para el proceso de recuperación", subrayó el ministerio.

Alemania, que durante noviembre tendrá nuevas restricciones drásticas, cuenta por ejemplo con las medidas de apoyo a los sectores más afectados y la recuperación de la actividad en Asia, para amortiguar un segundo golpe.

El gobierno mantuvo este viernes sin cambios su proyección de crecimiento para 2021, con un alza del PIB de 4.4 por ciento.

En medición interanual, el PIB del tercer trimestre continúa en baja de 4.3% respecto al mismo periodo del año pasado, una señal de que la pandemia continúa afectando a la primera economía de la zona euro.