El gobernador del banco central de México, Agustín Carstens, dejó el viernes abierta la posibilidad de que la autoridad monetaria decida aumentar nuevamente la tasa clave de interés en diciembre y dijo que estará muy pendiente de la decisión de política monetaria de la Reserva Federal de Estados Unidos.

El Banco de México (Banxico) subió el jueves, por cuarta vez en el año, su tasa de referencia en 50 puntos base para contrarrestar las presiones inflacionarias, derivadas en gran medida de la depreciación del peso tras la victoria de Donald Trump.

El objetivo para la tasa de interés interbancaria a un día quedó en 5.25%, un nivel que no alcanzaba desde mayo del 2009.

El Banxico hará el 15 de diciembre su anuncio de política monetaria, el último programado para este año, y algunos analistas apuestan a que nuevamente subirá la tasa de referencia.

Profundizando sobre ese punto, Carstens expuso: Sí, yo no lo descarto de ninguna manera, de hecho va a ser una reunión importante, la Reserva Federal tendrá una reunión en las próximas semanas y se espera que pudiera aumentar la tasa de interés .

Además, el funcionario consideró que el aumento anunciado el jueves es significativo , saliendo al paso de cuestionamientos sobre por qué la autoridad monetaria no había decidido un alza mayor.

Lo que estamos tratando de hacer es alcanzar un balance (...) entre no rezagarnos ante la realidad y, por otro lado, no anticiparnos a noticias, especulaciones que podrían no ser acertadas (sobre políticas de Trump) y que por lo mismo le pongamos costos adicionales a la economía que no es necesario imponerle , abundó.

Hay que aplicar la medicina pero no generar una sobredosis , agregó. Al ser consultado si la entidad repetirá el remedio en diciembre, dijo: Si es necesario, lo haremos .

Carstens indicó que el peso está subvaluado y vio espacio para una apreciación. La moneda se desplomó a un mínimo histórico de 21.395 por dólar tras el triunfo de Trump.