Bali, Id. Los responsables del Fondo Monetario Internacional (FMI), Banco Mundial (BM), la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) y la Organización Mundial de Comercio (OMC) hicieron un llamado conjunto para terminar con las tensiones comerciales que están pasando una factura importante al crecimiento del mundo.

En un hecho sin precedentes, la directora gerente del FMI, Christine Lagarde, junto con el presidente del BM, Jim Yong Kim, además del secretario general de la OCDE, José Ángel Gurría, y Roberto Azevêdo, director general de la OMC, se unieron para explicar de manera conjunta que el comercio sí ha ayudado a transformar el mundo, impulsando la productividad, propagando nuevas tecnologías y atrayendo productos a precios asequibles.

La directora gerente del FMI observó que el acuerdo al que llegaron hace unos días los socios de América del Norte —México, Estados Unidos y Canadá— para mantener su alianza es una señal de esperanza que les permite pensar que pueden lograrse acercamientos.

Los cuatro responsables de los organismos internacionales consignaron que el proteccionismo está desacelerando la dinámica del crecimiento global y que, en una guerra comercial, nunca hay ganadores.

El presidente del BM precisó que, conforme se ha desacelerado el crecimiento mundial, comienza a sentirse la menor capacidad de las economías para reducir la pobreza. También advirtió que la escalada de tensión comercial ha motivado la suspensión de decisiones de inversión, dificultando aún más las expectativas de un mejor desempeño.

Jim Yong Kim consignó que, en un mundo interconectado, el comercio tendría que mantenerse como el motor del crecimiento.

“Un crecimiento robusto e inclusivo es clave para nuestra misión de terminar con la pobreza. Ahora es el momento de presionar para que se hagan las reformas comerciales que pueden ofrecer una mayor prosperidad para todos”, comentó.

Por su parte Roberto Azevêdo, de la OMC, expresó que terminar con esta organización, como han amenazado algunos países, significará alejarse de años de trabajo construido para beneficio del mundo. Además, hizo un llamado para que “todos los que creen y confían en el sistema multilateral y en el comercio alcen la voz”.

En su oportunidad, José Ángel Gurría, secretario general de la OCDE, comentó que en la entidad han realizado esfuerzos para sensibilizar a los países de la importancia del comercio y del papel que tienen los organismos multilaterales para manejar las controversias.

Dijo que organizaron un foro sobre el acero, para tratar de suavizar el enfrentamiento de China con el resto del mundo.

Pero Estados Unidos aplicó los aranceles al metal y los avances de la intervención de la OCDE con los países convocados se paralizaron.

Christine Lagarde llamó a “trabajar en conjunto para resolver las diferencias comerciales actuales y (...) corregir las fallas del sistema comercial en vez de destruirlo”.