El peso mexicano sí ha sufrido presión por las preocupaciones del mercado acerca de Turquía, pero el impacto se ha compensado por el optimismo sobre el futuro del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN) y la expectativa del cumplimiento de promesas del presidente electo, concuerdan analistas de Banco Base, CIBanco, Citibanamex, e Inteligencia Financiera.

La economía mexicana no va mal y existe optimismo por el TLCAN, lo que le permite desligarse de Turquía. Por ahora está sujeta a la especulación porque es una economía emergente, pero claramente hay una diferenciación por los claros contrapesos que son más evidentes, advierte Gabriela Siller, directora de Análisis Económico en Banco Base.

Aparte, Guillermo Barba, autor del blog especializado Inteligencia Financiera y editor del Top Money Report, agrega que en este momento hay “una luna de miel de los mercados con Andrés Manuel López Obrador (AMLO)”, pues guardan altas expectativas de que cumpla con su oferta de no caer en déficit fiscal ni aumentar la deuda y que no cancelará en definitiva el Nuevo Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México ni la reforma energética.

Este optimismo acerca del nuevo gobierno “ha contribuido, sin duda, a moderar el impacto de la incertidumbre contra emergentes”.

Con ellos coincide Sergio Luna, estratega de Citibanamex, quien en un análisis dice que “probablemente la negociación del TLCAN está haciendo un contrapeso alcista para el peso mexicano y mantiene prospectos positivos de fondo sobre México que se mantendrán incluso hacia delante”.

Mientras estrategas de CIBanco destacaron que “el peso mexicano se presionó por momentos ante las preocupaciones en torno a Turquía y su posible contagio al resto del mundo”.

SIN INTERVENCIÓN CAMBIARIA

La estratega de Banco Base y el especialista de Top Money Report descartan una intervención de la Comisión de Cambios ante la aversión al riesgo emergente cuyo origen claro está en Turquía y China.

“De ninguna manera es atribuible a México. No hay elementos para anticipar una intervención de la comisión”, advirtió Siller.

Para Barba, “no hay elementos técnicos, ni una razón fundamental para que tenga que intervenir la (Comisión de Cambios) (...)  El dólar no se ha aproximado siquiera a los máximos históricos de 22 pesos que se tocaron cuando tomó posesión Donald Trump”. En cambio explicó que el mercado “está jugando unas fuercitas” con el gobierno de Turquía, demandando un alza de tasas y disciplina fiscal, mientras el presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, intenta evitarlas.

Pero al final, advirtió, el mercado siempre gana porque tiene mucho más dinero para movilizar. Así que la cerrazón del gobierno turco sólo prolongará una turbulencia que terminará con una corrección, vía intervención del Fondo Monetario Internacional.

MERCADOS DISTINGUEN, ADVIRTIÓ IIF

El editor del Top Money Report argumentó que, como mercado emergente que es México, no está exento de sufrir la aversión al riesgo que ha generado la situación de las finanzas turcas.

Sin embargo advierte que los inversionistas tienen bien diferenciado a México porque sus cuentas no están desbalanceadas como sí lo están las de Turquía, Argentina y otros emergentes cuyas divisas han sufrido verdaderos desplomes.

“No gozan de cabal salud —las finanzas públicas mexicanas—, pero digamos que se ha contenido superávit primario con cuentas relativamente más sólidas y eso hace de forma fundamental que no caiga la moneda a niveles como los de la lira turca o el peso argentino”, aseveró.