El Foro Empresarial de las Américas concluyó con la participación de los presidentes de Estados Unidos, Barack Obama, y de Brasil, Dilma Rou-sseff, quienes expresaron sus diferencias en torno de las políticas monetarias.

Aunque ambos compartieron escenario con el presidente de Colombia, Juan Manuel Santos, ante alrededor de 700 empresarios de 18 países, la atención se centró el sábado en las fricciones de los mandatarios de Estados Unidos y Brasil.

La brasileña reprochó la política monetaria de los países que han sido protagonistas de las crisis económicas desde el 2008, entre ellos Estados Unidos; mientras que Obama opinó que se han registrado fracasos en varias naciones para reequilibrar sus políticas monetarias.

Entiendo que hay desafíos políticos en cuanto a la política monetaria y cómo se da en países con diferentes niveles de desarrollo y yo diría que esa situación se ha dado por el fracaso que han tenido otros países para reequilibrar su política monetaria, no solamente Estados Unidos , respondió Obama tras ser interrogado al respecto por el moderador.

Consideró que Latinoamérica debe cambiar de mentalidad y aceptar que no siempre Estados Unidos es el motivo de todas las cosas que salen mal .

Externó que las diferencias se encuentran arraigadas en molestias legítimas e históricas, pero se vuelve un hábito cuando se habla de intercambios económicos actuales. Rousseff advirtió que las políticas de expansión monetaria que se utilizan como defensa a la larga se convierten en prácticas proteccionistas.

tania.rosas@eleconomista.mx