El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, y su familia, pagó alrededor de 160,000 dólares en impuestos federales el pasado año fiscal, lo que supone más de 20% de sus ingresos, que ascendieron a 789,674 dólares, informó el portavoz de la Casa Blanca, Jay Carney.

La publicación de la declaración de la renta del Presidente y su mujer Michelle, coincide con la batalla que Obama está librando, en este año electoral, para que el Congreso apruebe una subida de impuestos a las rentas más altas del país.

Bajo el nombre de regla Buffett , el gobierno de Obama pretende introducir una legislación por la cual los ciudadanos con ingresos anuales superiores al millón de dólares contribuirían al fisco con al menos 30 por ciento.

La tasa efectiva de impuestos de los Obama está justo por encima de 20%, inferior de hecho a la de la mayoría de los estadounidenses.

La copia de la declaración de impuestos del Presidente, divulgada por la Casa Blanca, refleja que la mitad de sus ganancias provienen de su sueldo, y la otra mitad de ventas de libros, además, detalla sus donaciones a caridad, que ascienden a más de 172,000 dólares.

El aspirante a la candidatura presidencial y virtual rival de Obama, el exgobernador Mitt Romney, proponen un recorte del gasto público y de programas y ayudas gubernamentales como alternativa para reducir el déficit.

En alianza informativa con CincoDías.com