El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, lanzó un diálogo con las empresas sobre una reforma tributaria, ofreciendo su primer plan claro para reducir el impuesto de las corporaciones, con pocas posibilidades de convertirse en ley en un año electoral.

Barack Obama propuso reducir la tasa de interés corporativa máxima a 28 desde 35 por ciento.

La medida sería celebrada por las empresas, que reclaman que la tasa máxima es demasiado alta, superada sólo por la de Japón.

En una medida en parte para contrarrestar la divulgación de un plan económico por parte del precandidato presidencial republicano Mitt Romney, la propuesta de Obama fue desarrollada en una reunión por el secretario del Tesoro, Timothy Geithner, y probablemente fue el comienzo de largas negociaciones.

El actual código tributario fue escrito para una economía diferente, para una era diferente", sostuvo Geithner, quien planea reunirse con miembros del Congreso para tratar de ganar apoyo para el plan.

RECORTES

Un recorte que busca el plan de Obama es una laguna que permite a los administradores de capital privado y de algunos otros fondos pagar la tasa de 15% de ganancias de capital sobre buena parte de sus ganancias en vez del impuesto máximo de 35% sobre la renta.

El plan del Presidente es un útil comienzo a la tan necesaria discusión sobre cómo reformar de mejor manera el código tributario corporativo , dijo Maya MacGuineas, presidenta del Comité por un Presupuesto Federal Responsable.

Después de las elecciones presidenciales y parlamentarias en noviembre, varios grandes temas presupuestarios e impositivos convergerán en Washington.

[email protected]