A tres semanas de que Estados Unidos caiga en el llamado precipicio fiscal , el presidente Barack Obama pidió hoy al Congreso extender el recorte de impuestos a los estadunidenses que ganen menos de 250,000 dólares anuales.

En su mensaje sabatino, Obama señaló que la Cámara de Representantes debe seguir el ejemplo del Senado y aprobar la iniciativa que impediría que una familia típica pague 2,200 dólares adicionales de impuestos a partir del primero de enero.

Aún los estadunidenses más ricos obtendrían el recorte de impuestos en los primeros 250,000 dólares de sus ingresos. Y las familias en todas partes disfrutarían de tranquilidad , indicó.

La Casa Blanca busca obtener ingresos adicionales por 1.6 mil millones de dólares en 10 años, así como 50 mil millones de dólares en estímulo económico a través de un aumento de los impuestos a los estadunidenses de mayores ingresos.

Pero los republicanos de la Cámara de Representantes contraproponen obtener más ingresos sólo mediante la reducción de las deducciones fiscales y la limitación de exenciones.

Si la Casa Blanca y el Congreso no llegan a un acuerdo entrarán en vigor alzas de impuestos y recortes del gasto público por 500 mil millones de dólares en 2013.

Estoy listo para trabajar con los republicanos en un plan que aliente el crecimiento económico, cree empleos y reduzca el déficit , señaló Obama en su mensaje.

Si somos serios en cosas como reducir el déficit al mismo tiempo que invertimos en cosas como educación (...) entonces vamos a tener que pedir a los estadunidenses más ricos que paguen más impuestos , insistió.

En 2009 Obama había hecho un planteamiento similar pero cedió a las presiones de los republicanos.

Ahora su secretario del Tesoro Timothy Geithner dijo que la administración Obama está dispuesta a caer al abismo fiscal a menos que los republicanos acepten el alza de impuestos.

JSO