En el marco de la VI Cumbre de las Américas, el presidente de los Estados Unidos, Barack Obama, destacará este sábado la promesa de crecimiento de los negocios entre los países de la región y la influencia económica que existe en la zona, así como la poca atención que le prestó durante sus primeros tres años de gobierno.

En comentarios preparados para una reunión con líderes empresariales en Cartagena, el mandatario estadounidense describió los lazos entre Estados Unidos y Latinoamérica como "una de las relaciones comerciales más dinámicas del mundo".

"Con casi 1,000 millones de ciudadanos, casi 1,000 millones de consumidores entre nosotros, hay mucho que podemos hacer juntos", dicen los extractos de su discurso divulgado por la Casa Blanca.

"Es un momento de gran promesa para las Américas. Y creo que si aprovechamos las oportunidades ante nosotros, continuaremos siendo socios económicos", afirmará en la reunión de presidentes ejecutivos hoy, la cual precede a la inauguración de la cumbre de líderes regionales.

Barack Obama, que busca la reelección en las presidenciales de noviembre, se encuentra bajo una intensa presión en Colombia para mostrar que está comprometido con Latinoamérica y desea combatir problemas como el narcotráfico y la violencia.

Sus críticos, entre los que se encuentran numerosos votantes hispanos en Estados Unidos, lo han acusado de dejar de lado a los vecinos de Washington para concentrarse en las crisis de Oriente Medio y Afganistán y mejorar los lazos comerciales de su país con las pujantes economías de Asia.

Contenido de la Red

Iberoamericana de Prensa Económica

apr