Washington.- El presidente Barack Obama dijo que los republicanos han secuestrado la posibilidad de continuar el alivio tributario para la mayoría de los estadounidenses, a quienes exhortó a sumarse al debate para evitar que los impuestos aumenten en el 2013.

El mandatario aprovechó su mensaje radial de los sábados para tratar de elevar la presión sobre los republicanos en el Congreso, a fin de que acepten un acuerdo que impida que la posibilidad del precipicio fiscal se haga realidad al fin de año.

"Es inaceptable que algunos republicanos en el Congreso tengan de rehenes los recortes fiscales de la clase media, sólo porque ellos se niegan a permitir que les suban las tasas de impuestos a los estadounidenses más ricos", acusó el mandatario.

Como lo hizo el viernes en un evento en Pensilvania, Obama llamó a los estadounidenses a transmitir a los congresistas su inconformidad por la posibilidad de que sus impuestos aumenten en promedio 2,000 dólares a partir del 1 de enero.

"Háganle una llamada (a su congresista). Envíenle un correo electrónico o envíenle un tuit con el hashtag "My2K.", pidió Obama, quien les recordó que "ustedes y sus familias tienen mucho en juego con el resultado de este debate. Todos lo tenemos".

"Todos podemos opinar sobre la clase de país que queremos construir, no sólo el día de las elecciones, sino todos los días. Así es que hagan que se escuche su voz. Les prometo que sí hace diferencia", aseguró.

El exhorto evidenció el punto muerto de las negociaciones entre los republicanos y la Casa Blanca para alcanzar una acuerdo que impida el alza de impuestos, acompañados de recortes automáticos en el gasto federal, y que se han caracterizado como el precipicio fiscal.

En su mensaje, Obama reconoció que "estamos contra el reloj" para alcanzar un acuerdo que no sólo impida las alzas y recortes, pero que siente las bases para reducir el déficit presupuestario.

El mandatario renovó su llamado para que el Congreso apruebe una medida inicial que impediría el alza de impuestos en los primeros 250,000 dólares de ingresos de las personas, algo que estimó beneficiaría a 98% de los estadounidenses y 97% de las pequeñas empresas.

"El Congreso puede hacerlo en este mismo momento. Ellos pueden ofrecerles a las familias como las de ustedes una sensación de seguridad para recibir el Año Nuevo. Ellos pueden darles a compañías como éstas cierta seguridad sobre lo que se puede esperar a futuro", apuntó.

apr