La Organización Internacional del Trabajo (OIT) reveló que en 2013 se sumaron a las filas del desempleo 5 millones de personas en el mundo, para situarse en 202 millones, lo que significa que el empleo está creciendo a un ritmo más lento que la fuerza de trabajo .

En el documento Tendencias Mundiales del Empleo 2014 que presentará la OIT este martes, adelantó que el crecimiento del desempleo se dio en Asia Oriental y Asia Meridional, que sumaron 45% de personas, seguidas de África; mientras que América sólo contribuyó con el 1%, pero mantiene niveles de 70% de empleo informal.

En 2013 el déficit de empleo ascendió a 62 millones de empleos, incluidos los 32 millones de personas más que buscaban trabajo, 23 millones que se desalentaron y habían dejado de buscar y 7 millones de personas económicamente inactivas que optaron por no participar en el mercado de trabajo , señala el informe.

En caso de mantenerse esta tendencia, para el 2018 habrá aumentado otros 13 millones el desempleo.

Si la tendencia actual se mantiene, el desempleo mundial seguirá empeorando, aunque de forma gradual, para situarse en más de 215 millones de personas en 2018.

Durante este periodo, se crearán alrededor de 40 millones de empleos nuevos netos al año, un número menor que el de personas que se prevé entren en el mercado de trabajo, unos 42,6 millones cada año .

Los jóvenes, dice la OIT, siguen siendo los más afectados por esta recuperación débil y desigualdad. Se calcula que en 2013 alrededor de 74.5 millones de jóvenes entre 15 y 24 años de edad han estado desempleados, casi un millón más que el año anterior.

La tasa mundial de desempleo juvenil ha aumentado hasta 13.1%, un valor tres veces superior al de la tasa de desempleo de los adultos.

pmartinez@eleconomista.com.mx