Los fondos de rescate de la zona euro necesitan duplicar sus recursos combinados para mantener a raya la crisis de deuda del bloque, dijo un alto funcionario de la OCDE, añadiendo presión a Alemania para que acuerde un fortalecimiento de los llamados cortafuegos de la región.

Sin un aumento de los fondos a 1 billón de euros y reformas para impulsar el crecimiento, la zona euro sigue expuesta a un riesgo de fractura, escribió Adrian Blundell-Wignall, asesor especial en temas del sector financiero del secretario general de la OCDE, Angel Gurría, en un informe de investigación publicado el jueves.

La Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) había llamado a que los fondos de crisis de la zona euro, el Fondo Europeo de Estabilidad Financiera (FEEF) y el Mecanismo Europeo de Estabilidad (MEDE), fueran incrementados en el simposio de Jackson Hole en agosto.

Pero esta es la primera vez en que un importante asesor del organismo menciona una cifra tan alta como parte de un programa de reforma.

También se hizo eco de los llamados de fuera y dentro de la zona euro, como el de la directora gerente del FMI, Christine Lagarde, y el primer ministro italiano, Mario Monti, que dijeron recientemente que creían que los 500,000 millones de euros del MEDE podrían tener que ser reforzados.

La canciller alemana, Angela Merkel, consciente de los pesados compromisos de financiamiento que la mayor economía de Europa ya ha hecho, ha rechazado los llamados para fortalecer los fondos.

Blundell-Wignall dijo además que es poco probable que los inversores privados den suficientes recursos para los dos fondos, lo que deja pocas opciones, aunque una sería darle al FEEF una licencia bancaria para que pueda tomar prestado desde el Banco Central Europeo.

Otros dos medios de recaudar suficiente efectivo sería aprovechar los fondos del FMI y los fondos de riqueza soberana, los que probablemente exigirían garantías.

"El tamaño de los recursos que el FEEF y del MEDE podrían necesitar para todas sus posibles funciones, en particular la recapitalización bancaria, no debería ser subestimado", escribió Blundell-Wignall.

"Esto no es independiente de lo que hace el BCE, pero podría ser de cerca de 1 billón de euros. Los recursos actuales del FEEF y del MEDE de 500,000 millones de euros no son suficientes" añadió.

Aunque el BCE tendrá que seguir apoyando a los mercados de bonos de gobierno de la zona euro, los inversores van a tener que aceptar una reducción en el valor de sus tenencias de deuda griega de al menos un 50%, dijo Blundell-Wignall.

El Gobierno griego y los tenedores privados de bonos han estado en negociaciones durante casi siete meses para la reestructuración de las deudas de Grecia, con el objetivo de reducir la carga de endeudamiento de Atenas en cerca de 100,000 millones de euros.

Se espera un acuerdo para los próximos días.

RDS