La Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) redujo sus previsiones de crecimiento para el 2012 en los países más industrializados del planeta (G-7) con excepción de Japón y advirtió: La crisis en la zona euro se mantiene como el principal riesgo para la economía mundial .

Durante la presentación del informe Evaluación Intermedia del Panorama Económico Mundial (Interim Economic Assessment) , difundido desde París, la entidad proyectó que Estados Unidos registrará un crecimiento de 2.3% este año, lo cual es una décima debajo de la esperada en mayo pasado por la misma entidad.

Destacó el alto riesgo de que el déficit fiscal limite la capacidad de crecimiento de la economía, lo cual terminaría por alterar aún más a la actividad productiva mundial, alertó.

El Producto Interno Bruto (PIB) canadiense crecerá 1.9% este año, que es tres décimas menos que la previsión anterior. Y, en cambio, la actividad económica de Japón registrará un aumento de 2.2% del PIB, contra 2% previsto en mayo. Este mejor desempeño resulta de las labores de reconstrucción después de los desastres naturales que azotaron al país el año pasado.

Los economistas de la entidad destacaron que la inversión de los grandes corporativos de estos países ha venido disminuyendo en todos los países del G-7 excepto en Japón, donde la reconstrucción después del desastre ha sido determinante para apuntalar aquella economía frente al deterioro mundial.

EUROPA, BAJO CERO

Las tres economías más grandes de la euro zona –Alemania, Francia e Italia- se contraerán 1% en el tercer y cuarto trimestre de este año, si se cumple la expectativa de la OCDE. Esta situación llevará al PIB de las tres principales economías de la región a registrar un PIB conjunto en números rojos, con una contracción conjunta de 0.2 por ciento.

Alemania por sí sola se inscribirá un PIB de 0.8%, mientras el de Francia para este año será de 0.1% y el de Italia será el que arrastrará a los otros al completar una baja de 2.4% anual. Y Reino Unido alcanzaría a caer con un PIB negativo en 0.7 por ciento.

El economista en jefe de la OCDE, Pier Carlo Padoan, comentó en conferencia: Todavía persisten riesgos a la baja que amenazan con empeorar el panorama, incluyendo la probabilidad de mayores aumentos en los ya altos precios del petróleo, en un escenario de excesiva contracción fiscal, principalmente en Estados Unidos para el año próximo .

También evidenció la presión adicional que está ejerciendo la menor confianza de los consumidores que, afirmó, está ligada a la persistencia del desempleo.

Previsiones de la OCDE

DAR CLIC PARA AMPLIAR IMAGEN