El nivel de morosidad de la banca española, es decir, los créditos otorgados que probablemente nunca recuperará, alcanzó al final del 2013 su nivel más alto en 50 años, al aumentar hasta 13.6%, anunció el Banco de España.

Estos créditos, concedidos sobre todo en el sector inmobiliario a promotores y particulares, ascendían a 197,045 millones de euros en diciembre, o sea 4,600 millones más que en noviembre , cuando la tasa era de 13.07 por ciento.

El índice de la vulnerabilidad de los bancos, los créditos de dudoso reembolso se dispararon en el balance de todas las entidades financieras del país, a partir del estallido de la burbuja inmobiliaria española en el 2008.

Muy debilitado por la burbuja, el sector bancario recibió un plan de ayuda europeo concedido en junio del 2012, de 41,300 millones de euros, del que acaba de salir a finales de enero.

En el marco de este rescate, España creó un banco malo , una sociedad de gestión de los activos inmobiliarios considerados más tóxicos entre ellos inmuebles y terrenos embargados en un mercado fuertemente devaluado , bautizada Sareb.

El nivel de morosidad había bajado por primera vez en 17 meses en diciembre del 2012, tras el traspaso de activos de los cuatro bancos nacionalizados a la Sareb. Pero desde entonces volvió a subir y se mantiene en un nivel récord desde que comenzó la serie estadística en el año 1962.

Durante la anterior gran crisis económica y bancaria en España, que golpeó al país en los años 1990, la morosidad había alcanzado un récord de 9.15%, en febrero del año 1994, ahora muy superado.

Infografia